Opinión

Siria, centro global de la yijad: Kochavi


 
 
Siria se está convirtiendo en un 'centro de la yijad' (guerra santa) global, en la que los extremistas cercanos a El Kaida no sólo quieren derrocar al presidente Bashar el Assad, sino también crear un Estado gobernado por la sharia o ley religiosa. La guerra atrae a miles de fanáticos de todo el mundo y afectará a Israel, Líbano, Jordania y Egipto, igual que a todo Oriente Medio, advirtió ayer el mayor general Aviv Kochavi, director de la Inteligencia Militar hebrea.
 
Con lo anterior, Kochavi, quien insistió durante una ceremonia de graduación del espionaje castrense que el núcleo fundamentalista de 'vastas proporciones' se desarrolla 'en nuestra propia puerta', confirmó lo que ya todos sabemos: que gracias a la ayuda de Estados Unidos, de la Alianza Atlántica y de las monarquías medievales del Golfo Pérsico, Siria es un foco del terrorismo, donde mueren 5,000 personas cada mes, según Naciones Unidas, y en el que operan junto a los 'rebeldes' unos 1,200 grupúsculos peleados entre si, apoyados por más de 5 mil 500 yijadís norafricanos, irakíes, afganos y europeos.
 
Pugnas
 
Justo mientras Washington y sus aliados se aprestan a armar abiertamente a los mercenarios de El Kaida, por más que el premier británico, David Cameron, diga que sabrán distinguir a los 'chicos malos' de los buenos —el débil y dividido Ejército Sirio Libre (FSA)—, las pugnas entre los 'moderados' y los insurgentes del Estado Islámico de Irak y Levante han recrudecido.
 
A principios de mes el FSA consideró una declaración de guerra el asesinato de dos de sus comandantes y en el norte también se han registrado duros combates entre los kurdos, cada vez más atraídos por el separatismo de sus hermanos turcos, y los seguidores de Osama ben Laden.
 
Por qué Kochavi lanza esta advertencia es algo que permanece dentro de la esfera del gobierno israelí, encabezado por Benjamin Netanyahu, quien ahora se encuentra atrapado entre la inestabilidad de Egipto y el conflicto sirio. Es probable que Kochavi, jefe de la División Gaza cuando el retiro 'unilateral' hebreo del territorio palestino en 2005, esté en sintonía con otras voces disidentes salidas del poderoso aparato de inteligencia, que a diferencia del primer ministro derechista, artífice de varios bombardeos contra Siria, se han opuesto a un ataque sobre Irán con el pretexto de su 'plan atómico secreto'.
 
 
A medida que la guerra se alarga y se hace más terrible, Netanyahu tendrá que decidir de qué lado está. Ante la renuencia de la Casa Blanca para intervenir, subrayada el martes por el jefe del Estado Mayor Conjunto del Pentágono, el general Martin Dempsey, en Israel cada vez son más los que recuerdan con nostalgia la certidumbre que les brindaba la dictadura de los Assad, hasta que la 'primavera árabe' enloqueció los cálculos hegemónicos de Washington y Tel Aviv para socavar a Teherán, liquidando a su principal aliado en Oriente Medio.
 
 
El problema es que el instrumento que decidieron emplear, como dice Zaky Malá, vocero del FSA, está dispuesto a recibir ayuda de quien sea: 'Ben Laden o Hitler'.