Opinión

Sin raspones

Lo que ocurrió ayer en la Cámara de Diputados merece atención especial.

La Ley de Ingresos para 2015 dio su paso más significativo sin raspones, sin gritos, sin desvelos. Fue una abrumadora mayoría de todas las fuerzas políticas.

Su aprobación definitiva en el Senado luce inminente.

Quienes aprobaron ayer el proyecto de decreto mostraron una civilidad que resultaría sorpresiva incluso en naciones con economías más desarrolladas.

El equipo encabezado por el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, quien por parte del Ejecutivo gestionó el proceso, mostró la habilidad y la altura que requiere México para exhibir su potencial económico justo cuando medio mundo, literalmente, desearía pasar por una situación similar.

Ni una coma le cambiaron

Y para Ripley fue la sesión en San Lázaro, porque además de que los diputados despacharon en escasas diez horas la discusión y votación del dictamen, la asamblea rompió el récord, pues no permitió un solo cambio.

A diferencia de lo ocurrido hace años, el dictamen quedó perfectamente planchado. De las 116 reservas presentadas en la tribuna, ninguna prosperó. Una a una se desechó.

Petróleo, en la resbaladilla

Eso sí, quedó en la expectativa que los senadores podrían ajustar otro poco el precio estimado del barril de petróleo para el próximo año. Ayer la mezcla mexicana llegó a los 76.60 dólares por barril, 4.40 dólares abajo de los 81 dólares que aprobaron los diputados en el dictamen de la Ley de Ingresos para el próximo año. Ya se verá.

¿Historia sin fin?

Ya no sólo son los jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa, sino los muertos que aparecen todos los días en las fosas de Iguala y que nadie dice quiénes son. Cada día hay más preguntas, aunque no hay respuestas.