Opinión

Sin privatizar, se aprueba
un nuevo PENSIONISSSTE

1
  

   

Diputados

Con la precisión en el texto del dictamen de que no se privatiza PENSIONISSSTE, se aprobó con 343 votos a favor, 116 en contra y dos abstenciones, la iniciativa a la ley del ISSSTE que da forma a un nuevo organismo que otorga mayor certidumbre jurídica a la Afore de los trabajadores al servicio del Estado, que para su administración se diseñó una entidad cien por ciento propiedad del Estado, con un órgano de gobierno conformado por los propios trabajadores y el gobierno y con personalidad jurídica autónoma.

El objetivo es ofrecer una pensión digna y brindar un mejor servicio, en un marco de competencia justa y transparente con otras Afores.

La discusión de los legisladores no se dio por el tema de los rendimientos que ofrece PENSIONISSSTE, ya que estos son mejores que otras Administradoras de Fondos, sino porque cada año este pierde el 15 por ciento de sus afiliados con lo que a ese ritmo esa institución desaparecerá en los próximos 7 años. La razón de esta pérdida de cuentahabientes es el cúmulo de trabas burocráticas y múltiples restricciones regulatorias que le impiden competir en el mercado en tiempo y forma.

Los ahorros de los trabajadores no se pierden. Con la reforma, el propio gobierno garantiza esos recursos, además los trabajadores participarán directamente en la toma de decisiones, cuidando de mejor manera su patrimonio y sus legítimos intereses.

Otra ventaja que ofrece la nueva legislación es que mientras otras Afores destinan sus utilidades a sus accionistas es que con el remanente de operación de PENSIONISSSTE se van a incrementar los fondos de ahorro de los trabajadores, mejorando sus rendimientos y su pensión.

Además se estima que los beneficios de menores comisiones y mayores rendimientos permitirán que un trabajador afiliado pueda obtener una pensión hasta 40% mayor a la pensión que obtendría el mismo trabajador en otra Afore.

El debate en la tribuna en torno a la aprobación del dictamen que modificó a PENSIONISSSTE se extendió a las calles aledañas del recinto parlamentario. Desde muy temprano decenas de trabajadores del Estado se apostaron a las afueras de la sede de la Cámara Baja, mientras que los diputados del PRD, Morena y Movimiento Ciudadano se desgañitaban en tribuna contra la reforma al sistema de ahorro de las pensiones de los trabajadores públicos.

Sin embargo, el bloque de izquierda presentó serias divisiones, particularmente entre el PRD y Morena por un tema ajeno al debate: la Reforma Política del DF, que se discutirá en las próximas sesiones, y que mientras los del partido del sol apoyan, las huestes de López Obrador de plano la rechazaron.

De hecho, los furibundos perredistas se fueron en contra del diputado de Morena, Virgilio Caballero, quien inventó que el PRI y el PRD habían negociado aprobar el dictamen de PENSIONISSSTE a cambio de la Reforma Política del DF, tal mentira quedó al descubierto cuando todos los diputados del PRD votaron en contra del dictamen que aprobó la iniciativa de ley que reforma el sistema de pensiones de los trabajadores al servicio del gobierno federal.

Así, el PRI, PAN, PVEM, Nueva Alianza y PES dieron su respaldo a la iniciativa presidencial, mientras que PRD, Morena y Movimiento Ciudadano se opusieron. Incluso los diputados de Morena tomaron la tribuna y arrancaron los micrófonos.

El bloque mayoritario aseveró que nadie busca atentar contra la clase trabajadora, al contrario se busca fortalecer sus derechos y prestaciones ganadas. El dirigente de la bancada priista, César Camacho, fue más allá al asegurar que con la reformas a la ley del ISSSTE, los trabajadores al servicio del Estado contarán con la mejor Afore de México, que ofrecerá las comisiones más bajas y los rendimientos más altos. El mexiquense precisó que el dictamen fue resultado de la capacidad de diálogo y concertación por parte de todos los partidos políticos, lo que permitió que con una mayoría holgada se aprobara en el pleno de la Cámara de Diputados.

También te puede interesar:

Viene lo mejor del sexenio de EPN

En entredicho la alianza PRI-PVEM

AMLO les come el mandado a sus adversarios políticos