Opinión

Sin “filibusteros”, Obama se fortalece


  
Cuando el fiasco de la reforma del seguro médico y su hundimiento en las encuestas vaticinaban que Barack Obama se convertiría en un presidente lame duck, sin mayor capacidad a un año de las elecciones intermedias, Harry Reid, líder del Senado, hizo su mejor servicio a la causa demócrata al recurrir a la “opción nuclear” y eliminar las principales barreras al nombramiento de cargos al Ejecutivo y el Judicial.
 
Las designaciones de la Casa Blanca para ambos poderes ––en cargos del gabinete, pero no para la Suprema Corte–– ahora sólo requerirán 51 votos en lugar de 60 para terminar el debate en el pleno y avanzar hacia el sufragio definitivo que las confirme o rechace. La bancada que dirige Reid en la Cámara alta está integrada por 55 demócratas y, hasta la semana pasada, Obama no sólo la necesitaba completa, sino también a cinco republicanos que estuvieran dispuestos a romper filas para forzar un voto final por mayoría simple, explica Chris Cillizza en The Fix, columna del diario The Washington Post.
 
 
Experiodista en The Cook Political Report y Roll Call, Cillizza destaca que gracias al golpe a las tácticas “filibusteras” de toma de la tribuna ––quedaron limitadas a 30 horas––, Obama podrá darse el lujo de perder a cinco demócratas en las votaciones, ya que el vicepresidente Joe Biden, como titular del Senado y en virtud de una de las pocas facultades importantes del número dos, puede evitar los empates en el “club de los cien”.
 
Alcance
 
Para efectos prácticos, el mandatario se librará del bloqueo opositor y en los próximos meses logrará una ventaja de siete a cuatro en la Corte de Apelaciones para el CIrcuito del Distrito de Columbia, a fin de sacar adelante las normas de la Agencia de Protección Ambiental para las plantas de energía que generan gases de invernadero. También podrá colocar con facilidad a sus candidatos en el Departamento de Seguridad de la Patria y la Agencia Federal de Financiamiento a la Vivienda.
 
Una vez que sea confirmada Janet Yellen en la Reserva Federal, Obama ocupará otros tres asientos vacíos en el comité de gobierno de la Fed con funcionarios que respaldarán mantener los estímulos a la economía.
 
Queda una pregunta: ¿Al fin nombrará a un nuevo director para la Agencia de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF), responsable de combatir el tráfico de arsenales en la frontera con México?