Opinión

Sin condiciones para recibir repatriados

  
1
  

  

Migrantes

Con sinceridad, el secretario del Migrante en Michoacán, José Luis Gutiérrez, expresa que su estado no está preparado para recibir a los tres millones de migrantes que pretende expulsar Donald Trump cuando llegue a la presidencia de Estados Unidos.

“No tenemos la infraestructura educativa ni de salud ni los empleos suficientes”, asegura quien ya está en Dallas para apoyar a los michoacanos que se encuentran allá.

En entrevista vía telefónica, José Luis Gutiérrez expresa que Michoacán, el segundo estado con mayor número de connacionales que migran a Estados Unidos, trata de prepararse para enfrentar lo que será la nueva presidencia en aquel país, pero reconoce que están muy limitados económicamente.

Y es que la elección de Donald Trump nos llega realmente en un muy mal momento, cuando el presupuesto de 2017 tuvo un recorte histórico de 239.7 mil millones de pesos.

A la pregunta de si ya han habido reuniones con el gobierno federal para iniciar acciones para responder a los problemas que se pueden presentar con los migrantes, el secretario michoacano responde que todavía no hay coordinación con el gobierno, pero que sí la hay con los consulados.

De cualquier forma, este no es un problema nuevo. En el Anuario de Migración y Remesas, México 2016, del Consejo Nacional de Población, se señala que de 2010 a 2015 las autoridades migratorias estadounidenses registraron más de tres millones de eventos de repatriación de personas a sus países de origen, lo que equivaldría al total de la población de Uruguay.

De este total, los mexicanos representaron casi dos millones de repatriados, lo que es equivalente al total de la población de Eslovenia.
Y ahora el escenario se ve más complicado, por lo que José Luis Gutiérrez viajó a Estados Unidos a platicar con los michoacanos y comenta que hay mucha gente preocupada y atemorizada por lo que les sucederá a partir del 20 de enero, cuando tome posesión Trump.

Molesto, afirma que son seres humanos y aunque muchos de ellos no
tengan documentos, será imposible que se haga una deportación masiva, porque tienen derechos como seres humanos.

En el Anuario de la Conapo se señala que en los registros administrativos de Estados Unidos (DHS) y México (INM) se muestra un descenso gradual de los mexicanos repatriados y un aumento en los repatriados de otras nacionalidades. Entre 2000-2013, el total de mexicanos repatriados bajo una orden de expulsión (removidos) se incrementó 108 por ciento; en cambio, el total de los que regresaron sin una orden (retornados) disminuyó 95 por ciento.

Y se explica que los estados donde hubo mayores eventos de repatriación fueron Michoacán, Oaxaca, Guerrero, Guanajuato y Puebla.

Sin embargo, esto pudo compensarse con la migración, ya que el mismo estudio señala que México está entre los países con el mayor número de emigrantes, ocupando el segundo lugar a nivel mundial, con 12.3 millones en 2015, superado únicamente por India, cuya cifra es de 15.6 millones.

La migración mexicana, se explica, se ha concentrado en Estados Unidos, a donde va 98 por ciento de nuestros connacionales; Canadá y España son las naciones que completan esta lista con uno por ciento cada una.

O sea que el problema de los dos millones de repatriados en cinco años se compensó con la migración, pero en la era Trump se espera que sea mucho más difícil pasar la frontera.

En 2015 había 36.9 millones de personas de origen mexicano en Estados Unidos, de las cuales 12.2 millones eran migrantes nacidos en México.

Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
Graduados, latinos y mujeres, con Trump
Caso 30 artículos religiosos contra los matrimonios gay
​Hendricks chaqueteó