Opinión

Sin aplicación de la ley, no hay paraíso

 
1
 

 

Justicia. (Cuartoscuro)

En nuestro país cada sexenio inicia con la promesa de la tierra prometida. Un lugar al que llegaremos con la receta de reformas que postula el gobierno en turno. Las reformas, nos aseguran, detonarán el crecimiento del país, reducirán la desigualdad, acabarán con la corrupción y brindarán seguridad a los mexicanos.

Sin embargo, aun el proceso reformista más ambicioso (y exitoso) de los últimos 25 años se ha topado con un techo aparentemente infranqueable. El material de ese techo de granito es la impunidad. Vivimos la paradoja de construir nuestros sueños en reformas legales en un país donde la ley se cumple parcialmente.

En el proceso reformista del Pacto por México hubo excelentes noticias. Reformas que ya están fomentando más competencia económica como la de telecomunicaciones; la reforma energética, que permitirá a los mexicanos beneficiarse de la explotación de hidrocarburos que, de otra manera, hubiese sido imposible; una reforma educativa que ha propiciado la evaluación de los maestros, entre otras.

El éxito de estas reformas generó enormes expectativas, que además fueron exageradas por una hiperbólica prensa internacional. Apenas hace 18 meses, la revista Time puso en la versión internacional de su portada al presidente Enrique Peña Nieto acompañado del título "Saving Mexico". Eran los días de los logros de las reformas del Pacto por México y del mexican moment. México se ubicaba en el lugar ocho entre los 15 países con mayor proyección hacia el futuro, según la publicación británica Future Brand (2012-2013).

A pesar de eso, ni el reformismo de éste ni de los gobiernos sucesivos cambiarán de manera sustantiva la cara del país. Ningún proceso reformista, por exitoso que sea, podrá sustituir en importancia la transformación de México en un país donde la ley se aplique. Ese proceso –sin duda gradual y que debe ser la apuesta transexenal de la democracia mexicana, no sólo del partido en el gobierno– quizá no nos dé portadas en la prensa internacional, pero sin duda pondrá uno de los cimientos que el país necesita para salir del sopor en el que se encuentra.

El autor es director de análisis político y legislativo de Integralia Consultores.

Twitter: @gustavo_gilr

También te puede interesar:
Un gobierno de rodillas
Indolencia partidista
El origen del colapso perredista