Opinión

Sin amenazas

 
1
 

 

Gil Gamés.

Gil leyó con los pelos de punta las declaraciones del secretario de Gobernación. Su periódico La Jornada celebró estas palabras: “En México se vale expresarse, decir, señalar, pero siempre se debe hacer con respeto y en acatamiento a nuestro Estado de derecho (...) este es el México democrático, el México de libertades que hemos construido”. La declaración habría brillado como una taza de té de Limoges si el día anterior una pandilla de embozados de la CNTE no hubiera humillado e intimidado a seis maestros que intentaron presentar el examen de evaluación y no les hubieran cortado el pelo a tijeretazos.

Miguel Ángel Osorio Chong no tuvo una sola palabra de solidaridad con los maestros chiapanecos agredidos ni con la joven maestra a la que amenazaron y atacaron. En cambio, afirmó que el diálogo con los maestros de la CNTE ocurrirá cuando éstos regresen al aula, pero sin “emplazamientos ni amenazas”.

Misterio
Gil lo leyó en su periódico EL FINANCIERO. Del otro lado, la Sección 7 de la CNTE advirtió que amarrará y “desnudará a los policías que detecten como infiltrados en sus asambleas y movimientos de protesta”. Gilga tiene un sexto sentido para los asuntos de la vida pública y siente como que algo no está en su lugar en todo esto, como que ciertas cosas no encajan en las negociaciones entre la CNTE y el gobierno federal, pero la percepción extrasensorial de Gamés no llega a tanto. ¿Qué será, qué será? ¿Demasiada rigidez de parte de las autoridades? Como que no suena. ¿Uso excesivo de la fuerza? Tampoco. Pues entonces qué rayos puede ser. Ahora mal, es un hecho que el puchero sabe mal. Gamés se propone estudiar este enigma y promete que si llega a una conclusión más o menos verosímil la compartirá con la lectora y el lector. ¿Qué será? Gilga se devana los sesos.

Tribuna tomada
Y hablando de amenazas, Liópez ha dicho en San Cristóbal de las Casas que “Morena estará siempre a la vanguardia y defenderá al pueblo tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado, así como también en la Asamblea Legislativa del DF, y no negociará con los partidos corruptos (…) cuando los partidos corruptos pretendan hacer reformas contra el bienestar popular, los legisladores de Morena ganarán los debates, y cuando quieran imponerse no se va a permitir porque habrá 36 diputados federales. Si es necesario, aunque no les guste a los de la mafia del poder, vamos a tomar las tribunas tanto en la Cámara de Diputados como en la de Senadores. No se va a permitir por ningún motivo que se aumenten los impuestos o que privatice el agua. Todas esas contrarreformas no se llevarán a cabo”.

Gamés cayó sobre la duela de cedro blanco a carcajadas, Liópez siempre le hace gracia a Gil. Lo dicho: sobre engaño no hay advertencia. El corazón simple de Gilga pregunta al viento: ¿Morena ganará todos los debates? Sí, todos, sin excepción, contesta el viento en el amplísimo estudio. ¿Y si la mayoría de los legisladores votan por una iniciativa opuesta a los principios de Morena? Muy fácil, los diputados de Morena toman la tribuna y se quedan a vivir en ella. La mafia del poder intentará desalojarlos, pero ya con camas y cocina y baño en la tribunas se pondrá muy difícil.

Biblioteca Guelfenbein
Carla Guelfenbein ganó el Premio Alfaguara 2015 y presentará en México su novela Contigo a la distancia. Entrevistada por Silvia Isabel Gámez de su periódico Reforma, la escritora chilena ha sido un torrente, dice y dice sin parar. Entre otras muchas cosas Carla afirma esto: “hoy día, mi causa es crear en Chile la primera biblioteca de mujeres, un proyecto sólo para escritoras. Quiero pedir a autoras como Isabel Allende y Marcela Serrano que donen manuscritos para ir creando un patrimonio literario”.

Todo es muy raro. ¿Una biblioteca de mujeres, atendida por mujeres, con libros escritos sólo por mujeres? Gil no entiende nada, salvo que si un escritor dijera hoy en día que quiere fundar una biblioteca sólo de hombres le caerían a palos. Gamés sabe que toda la cacharrería restallante del género conduce tarde o temprano a la estulticia. Oh, sí.

La máxima de Lichtenberg espetó dentro del ático de las frases célebres: “Nada contribuye tanto a la paz del alma como no tener ninguna opinión”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
Más y más
Engordar
Eliseo Alberto