Opinión

Simulación en los pasivos estatales

 
1
 

 

dinero

El Sistema de Alertas es un buen ejercicio de transparencia, pero existen muchos espacios de opacidad, como lo que comentaba la semana pasada respecto a que después de todo lo que ha provocado la existencia de pasivos en los estados, deudas con proveedores y prestadores de servicios, que fueran la punta para empezar a revisar el manejo poco escrupuloso de las finanzas de varios estados, que sin embargo aparecen con color verde.

Es el primer dolor de cabeza de los gobiernos que empiezan y de los acreedores a quienes no se les paga. Claro, no todo reclamo procede, sólo el que está documentado, porque en muchos estados se han acostumbrado los contratos a la palabra.

En mayo de 2011 la Comisión Nacional Bancaria publicó las deudas no registradas de los estados, las de corto plazo, con lo que se destapó el escándalo de la de Coahuila, que tenía más de 23 mil millones de deuda no registrada, que se reprogramaba cada año, sin que mediase autorización del Congreso local.

Era mayor que la deuda registrada, con lo que la deuda de ese estado se convirtió en la más alta respecto a participaciones y al PIB estatal. Hubo peticiones para que la ASF auditase dicha deuda, pero no tenía facultades para hacerlo, era un asunto del Congreso local, concretamente de la Auditoría Superior. El resultado incluso con este primer ejercicio de las Alertas es claro, no tiene salida en el corto plazo.

Una anécdota: cuando terminaba el gobierno de Enrique Martínez como gobernador de esa entidad federativa, lamentaba que sería el gobernador que endeudó a Coahuila, al dejar alrededor de 200 millones de deuda, pero lo que le falló fue la política y el resultado es dramático. Todas las alertas fallaron y eso dañará a las generaciones futuras de ese estado.

En el Sistema de Alertas publicado, en el rubro de la deuda con proveedores y de corto plazo, Veracruz aparece en verde. De ser correcta esa información, significaría que lo que el gobernador Yunes denunció en su oportunidad, el rector de la universidad y los presidentes municipales, así como los proveedores y contratistas demandaron, fue una fantasía que no existió, lo cual significa que la información de que sea dispuso es insuficiente o aquellos mintieron.

Hasta Duarte se equivocó al intentar crear dos fideicomisos con la recaudación del Impuesto sobre Nóminas para pagar sus pasivos con proveedores, hablando de una cifra superior a 11 mil millones de pesos.

El actual gobernador de Chihuahua publicó un desplegado con una solicitud de rescate para pagar los pasivos que su Duarte dejó a la nueva administración, así como para poder cubrir el servicio de su deuda. No olvidemos que tanto Veracruz como Chihuahua tienen un subsistema estatal de educación que le sale muy caro a sus finanzas públicas.

En otro extremo, Tlaxcala no tiene deuda mayor a un año; sin embargo, González Zarur, el anterior gobernador, recibió un pasivo de dos mil millones de deudas con proveedores, aunque sí cero deudas bancarias.

Por último, Nayarit recibió calificación positiva, a pesar de que su deuda es de las más altas en relación al PIBE y a las participaciones.

Toño Simancas, exsecretario de Finanzas de ese estado, señala que, en las obligaciones de corto plazo, no se incluye la información de sus pasivos laborales, como los de pensiones, más otras obligaciones financieras con proveedores, que suben de 6.7 por ciento a 20.4 por ciento.

Por supuesto que el Sistema de Alertas, por lo menos en este rubro, puede mejorarse. Es revisar los criterios y verificar la información.

Finalmente, urge diseñar un mecanismo legal para evitar la morosidad en las deudas de estados y municipios, ciertas reglas para el pago, que si no se cumplen exista una instancia que pueda obligar al mismo, a través de un convenio, a pagar en los tiempos que la ley señalaría.

Correo: brunodavidpau@yahoo.com.mx

También te puede interesar:
​Las primeras alertas
Irresponsabilidades fiscales
Autonomía de las auditorías fiscales