Opinión

Siguen, y seguirán, los ajustes en los mercados

 
1
 

 

Fed

Los mercados financieros globales han tenido diferentes y fuertes ajustes en las últimas semanas. Por ejemplo, el día de ayer el precio de la mezcla mexicana de petróleo bajó 4.0 por ciento, para situarse en 21.87 dólares el barril, mientras que hace un año valía lo doble y hace dos años estaba en el cuádruple. En nuestro país estos ajustes se han percibido como la devaluación de nuestra moneda, resultante de la caída en el precio del petróleo, mientras que en otros países lo perciben como caída en sus exportaciones de soya o de cobre o menor producción de manufacturas o caída en sus bolsas de valores, en creciente riesgo de deflación en sus economías o en menores utilidades de sus empresas.

Sin embargo, todos los anteriores fenómenos económicos son síntomas de un mismo ajuste que consiste en el cambio en el ciclo de las tasas de interés globales, que también podría ser referido como el cambio en los flujos internacionales de capitales.

Hay que recordar que la crisis de los bonos estructurados inmobiliarios, cuya parte más visible fue la quiebra del importante grupo financiero Lehman Brothers en septiembre de 2008, provocó una fuerte contracción del crédito bancario en las principales naciones desarrolladas, así como en el comercio internacional y en la liquidez de las grandes instituciones financieras de Estados Unidos y, en general, en todo el mundo.

Para enfrentar esta crisis, que amenazaba con convertirse en una nueva gran depresión incluso mayor que la ocurrida en la década de los treinta del siglo pasado, el Banco Central norteamericano incurrió en una fortísima expansión monetaria nunca antes realizada en ese país. El mismo redujo las tasas de interés a niveles de cero por ciento e incrementó la cantidad de recursos financieros disponibles para los bancos, a muy bajo costo, como nunca se había hecho con anterioridad.

Además, se les dieron una serie de apoyos para que incrementaran su crédito a las empresas y a los particulares. Este bajo costo del capital volvió rentable proyectos y empresas que no tendrían viabilidad con el costo anterior del dinero.

El mes pasado la Fed tomó la decisión de empezar a elevar las tasas de interés, en esta ocasión en un cuarto de punto porcentual, después de varios años de estar cercanas a cero. Esto le recordó a los participantes de los distintos mercados financieros que la situación prevaleciente de las tasas y de los flujos de capitales de Estados Unidos hacia el resto del mundo no es lo “normal” y que se revierte hacia una situación más ortodoxa. La misma consistirá en que el crédito y los préstamos tendrán un costo. Esta decisión ha hecho que se revalúen los distintos proyectos y empresas, los precios de las divisas y el tamaño de las deudas de las empresas y de los gobiernos que se han beneficiados de esta transferencia de recursos del Banco Central de Estados Unidos.

En el futuro se tendrá una menor cantidad de dólares disponibles y los mismos tendrán un mayor costo. De hecho, las tasas de interés de los instrumentos de mediano y largo plazos ya empezaron a incrementarse desde hace varias semanas, independientemente de las decisiones de los respectivos bancos centrales de los países emergentes.

Un primer impacto ha sido que se empiecen a desinflar las distintas “burbujas de precios” en los distintos mercados, ya sean de materias primas, de divisas, de granos, de petróleo y gas, de metales preciosos e industriales, y otros más. Como todas las correcciones las mismas no son paulatinas, sino son con brincos en los precios, por lo que habrá sobreajustes que se corregirán de manera paulatina.

Esta corrección y cambio en los precios relativos de los distintos productos y divisas abren oportunidades para nuevos mercados y reducción de costos de las distintas empresas. En la medida en que se entiendan y se puedan aprovechar los mismos se tendrá un fuerte cambio en la manera en que operan las distintas empresas.

Correo: benito.solis@solidea.com.mx

También te puede interesar:
¿Qué les pasa a las economías y al dólar?
Seminario del ITAM sobre perspectivas económicas
Perspectivas económicas para 2016