Opinión

Siguen llegando los buenos hoteles a
Los Cabos

1
 

 

Los Cabos

Siempre, o casi siempre, da gusto la inauguración de un hotel por todo lo que eso significa para la economía del lugar: inversión, empleos, cadena de proveedores, consumo local, generación de divisas frescas, derrama económica.

Pero, como en todo hay niveles, no es lo mismo un Riu, por ejemplo, que un The Ritz Carlton. Con frecuencia leemos que en México se abrirán hoteles para todo segmento y categoría, pero pocas veces nos enteramos de la llegada de alguna marca inédita en nuestro país como en su momento lo fueron Capella, The St. Regis, Rosewood, Banyan Tree, Mandarin Oriental o Four Seasons.

Y, aunque aún estamos a la espera de algún Park Hyatt, Sofitel o Peninsula, en la puerta están dos marcas de hoteles dirigidos al turismo de alto poder adquisitivo: Thompson y Montage.

Ambas empresas llegarán por primera vez a nuestro país vía Los Cabos, en Baja California Sur; en tanto que la primera ya tiene casi lista una segunda propiedad que abrirá en la Riviera Maya.

De los tres, el primero: de nombre The Cape Thompson Hotel, pero operado por Commune Hotels & Resorts, recibirá sus primeros huéspedes exactamente dentro de un mes, con lo cual Los Cabos se sigue reafirmando como el primer destino premium de México.

Con 161 habitaciones, The Cape tuvo una inversión de 90 millones de dólares y es propiedad de Vertex Real State Investors, un fondo mexicano de capital privado que se creó en marzo de 2011 en la ciudad de México (incluyendo una pequeña parte de dinero proveniente de Afore) con un respaldo de mil 750 millones de pesos, pero con posibilidad para crecer su capacidad de compra hasta cuatro mil millones de pesos a través de apalancamientos.

Pero no está solo. Vertex, cuyo director general es Ricardo Zúñiga, en la propiedad de The Cape tiene como socio a Pentz & Partners, una consultora minorista encabezada por John C. Pentz, que señala que el proyecto de este hotel incluye una parte inmobiliaria en propiedad fraccional integrada por 26 unidades.

Peter Gámez, vicepresidente de Ventas Globales de Commune Hotels, comenta que esta operadora (aunque en Estados Unidos sí tiene acciones en algunas propiedades) maneja cuatro marcas de hotel: Joie de Vivre, Tommie, Alila y Thompson, siendo este último uno de sus productos de mayor lujo.

Tan es así, que asegura que su competencia directa en Los Cabos serán el One & Only Palmilla, Las Ventanas al Paraíso, Esperanza y Pedregal; es decir, algunos de los que integran la crema y nata del hospedaje en el destino.

Una carta fuerte que trae bajo la manga el gerente de The Cape, Eduardo Segura, es que su oferta culinaria estará encabezada por Enrique Olvera, el más afamado de los chefs mexicanos, propietario del restaurante Pujol, en el barrio de Polanco en la ciudad de México, que hace un par de años se ubicó en el lugar 17 de las lista de los 50 mejores del mundo. El comedero de Olvera en el hotel se llamará Manta y le cabrán 114 comensales.

El hotel abrirá el próximo 13 de junio, en la playa Monumentos, cercana al icónico arco de Cabo San Lucas, con tarifas que iniciarán en los 550 dólares por noche. Mañana, durante una comida en el Pujol se dará a conocer su inauguración.

Por su parte, el Thompson Playa del Carmen, en Riviera Maya, estará abierto en octubre de este año, pero en ese hotel no tiene nada que ver Vertex.

Finalmente, la cadena estadounidense Montage Hotels, que fue fundada hace trece años por Alan Fertsman y cuenta entre sus propiedades el Montage Beverly Hills, que está incluido en el top 50 de los mejores del mundo, tiene en desarrollo lo que será su primer inmueble fuera de la Unión Americana, para lo cual eligieron la bahía de Santa María, en Los Cabos. El proyecto también abarca una parte inmobiliaria, así que el hotel tendrá 122 cuartos y aparte habrá 52 residencias. Su apertura está planeada para finales de 2017.

Siempre serán buenas noticias la llegada de una cadena de alto calibre a cualquier destino de México; pero, particularmente en Los Cabos, quizá la mejor nueva es que en unos cuantos meses este destino logró recuperarse de la severa destrucción que le causó el huracán Odile en septiembre pasado.

También te puede interesar:
Ibarra quiere conquistar España y parte de sus cinco mil 110 millones de euros
Turismo y bodas, un matrimonio perfecto
Turismo de reuniones: se quejan los secretarios estatales