Opinión

Siete mil cafetaleros chiapanecos en internet

 
1
 

 

Café

La iniciativa de la que hoy escribimos marca los caminos que pueden tener las grandes ideas en México, las que surgen de chavos mexicanos que piensan primero en quienes más necesitan, que en la fría perspectiva del “busine$$”.

En la startup manía que ahora priva en el país cayó la tentación de Luis Miguel Coutiño hace dos años en un evento en Chiapas que invitaba a hacer nacer una empresa en escasas 54 horas. Él mismo no lo creía posible ya que era parte de una incubadora y tenía el referente que una empresa, en el mejor de los casos, elabora su plan de negocios en cuatro meses, cuando no en seis.

Hoy esa empresa que planteó en 54 horas es una realidad que involucra a siete mil familias productoras de café orgánico chiapaneco de 14 marcas distintas en ventas que se concretan por internet y que les ha representado a los productores cafetaleros, por fortuna, incrementar sus ingresos hasta 300 por ciento respecto a lo que ganan cuando venden el grano en verde.

Los intermediarios han sido, en muchos casos, particularmente cabr… con estos productores de café orgánico a quienes pagan su producto en una bicoca mientras que ellos, los vivales de la intermediación, ganan fortunas enviando ese café orgánico hacia Europa o Asia llevándose con ellos grandes cantidades que acumulan en sus cuentas bancarias.

La iniciativa de este muchacho planteó: calidad, certificación, vinculación y comercio justo.

Luis planteó una solución local a una problemática local bajo parámetros que pueden ser aplicados globalmente.

Tienen un sitio en internet producto de esas 54 horas de trabajo, mycofeebox.com, en donde se encuentran detalles de las 14 marcas de café orgánico, por el momento, que se venden mediante una suscripción tanto para particulares como para negocios u oficinas.

Para particulares el medio kilo cuesta 199 pesos. Ciertamente es más caro de lo que el café cuesta en el mercado nacional, pero hay que tomar en cuenta que ese café llegará a su domicilio pocas horas después de molido ya que se prepara cuando el pago por la suscripción ha sido realizada.

El compromiso del sitio en internet es que en un plazo de 24 horas después de haber hecho su compra tendrá en su hogar, negocio u oficina, su medio kilo de café o su kilo si son dos suscripciones o sus 2.5 kilos que cuesta la suscripción de los negocios.

El caso es que en Chiapas hay aproximadamente 180 mil productores pequeños y es quizá el estado con mayor relevancia en la producción de café orgánico en el país. Siete mil familias han creído en esta alternativa de venta y están comprometido a abastecer el café que se demande en el sitio.

Su grano que se venda en internet, orgánico y chiapaneco, es certificado en su condición de orgánico y es certificado por su alta calidad por catadores “Q” que en México son pocos, pero muy buenos todos. Junto con su cajita vendrá algún detalle del productor, datos para valorar el café que está por probarse, de la familia que lo produce y los certificados correspondientes.

Pues el café de estos muy humildes productores cafetaleros ha llegado ya a 64 ciudades en el país y a ocho países del mundo, aunque por el momento el proyecto no está orientado a exportar el grano.

Los productores de café orgánico de Chiapas se asientan sobre 40 municipios distintos y su compromiso es que poco a poco destinen un mayor porcentaje de sus producciones a la venta nacional por internet en lugar de exportar el producto “a granel” en beneficio de los dueños de la intermediación que no ha sido capaz de mejorar su condición de vida y su perspectiva ante el futuro.

El sitio cuenta con una ficha técnica de cada una de las marcas con distintivos de su sabor. Los clientes tienen derecho e incluso se les exhorta a expresar su posición frente al sabor de estos cafés mexicanos de Chiapas. Hay dentro del sitio de internet un “muro” en el que los consumidores expresan sus preferencias respecto a los sabores experimentados.

A la fecha este proyecto ha vendido 300 mil tazas de café orgánico chiapaneco pero están cerca de dar el paso no sólo de aumentar las marcas y el número de familias productoras en Chiapas, sino también de sumar a la oferta la de los productores de Oaxaca.

Entre la variedad de marcas y de historias de cada una de ellas está el caso de la marca Café Metik que impulsan 39 mujeres chiapanecas que fueron maltratadas y abandonadas por sus esposos.

Y de purititos ovarios sacaron adelante su empresa, su marca, su café y ahora exportan. Tendrían que ser mujeres mexicanas las que se crecen al infame castigo.

Proyectos como estos necesitamos que se multipliquen en México. Para comunicarse con este muchacho responsable, Luis Miguel Coutiño, me tomo el atrevimiento de ofrecerle su número telefónico: 961 212 7826.

Correo: direccion@universopyme.com.mx

Twitter: @ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
¿Y si les fallamos a los talentos innovadores?
Pyme mexicana, entre las mejores del mercado nuclear
¿México podrá ser una startup nation?