Opinión

Siete días de tensión en Washington

 
1
 

 

TLCAN

Las negociaciones entre México, Estados Unidos y Canadá para la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte llegan a mitad de camino, pero con riesgo de descarrilarse.

A partir de hoy y durante siete días, los negociadores comerciales de los tres países se reúnen en Washington, DC, para llevar a cabo la cuarta ronda de negociaciones.

La ronda podría ser decisiva para definir el acuerdo, publicó el fin de semana pasado el diario estadounidense The Washington Post, al advertir que, según analistas y participantes, “las negociaciones están en riesgo creciente de fallar”.

La intención de EU de reducir su déficit comercial con México y Canadá es uno de los temas que han estado más presentes en los medios estadounidenses y que están pendientes de ponerse sobre la mesa.

Otro es el de reglas de origen en la industria automotriz, donde aún no hay una propuesta específica de los negociadores de EU, pero buscarían que los autos fabricados en México tengan 50 por ciento de contenido estadounidense, en vez del actual 37 a 39.5 por ciento, lo que violaría las normas de la OMC.

Faltan muchos temas y apenas viene lo más difícil, que vamos a empezar a ver en esta siguiente ronda, dijo al reportero Kenneth Smith, jefe negociador técnico de México.

A esos temas se suma “la embestida más relevante que ha recibido nuestro país”, calificada así por Bosco de la Vega, presidente del Consejo Nacional Agropecuario.

El 27 de septiembre, en el quinto y último día de negociaciones de la tercera ronda en Ottawa, EU propuso condicionar sus importaciones agrícolas a la estación del año.

La propuesta consiste en que cuando EU tenga producción de hortalizas y frutas, va a limitar las exportaciones de México y Canadá a sus mercados.

“Si esa es la situación, no hay nada qué conversar”, apuntó desde Miami Alberto Bernal, estratega en jefe de XP Securities.

Smith dijo que “ese es un tema que nosotros cuestionamos, que sentimos es un retroceso en términos del acceso que ya tenemos, porque nos pone en riesgo en los productos agrícolas que exportamos a EU.

“Además de que, en nuestra opinión, es un tema que sería, por la manera en que lo piensan hacer, violatorio de la OMC”, subrayó el negociador mexicano.

En esa línea, De la Vega dejó claro que “es una agresión que va en contra de las reglas de la OMC… lo cual como CNA no vamos a aceptar”.

El representante empresarial explicó que el sector agroalimentario mexicano exporta a los mercados estadounidenses principalmente hortalizas, perecederos, que no pueden sustituir.

“Y ellos nos mandan granos, principalmente pasta de soya, maíz, trigo, arroz y carne, que podemos sustituir de terceros países, ya lo estamos haciendo como estrategia”.

Smith aseguró que la modernización del TLCAN es una negociación compleja y complicada, en la que va a haber diferencias importantes, que ya están teniéndose, pero también puntos de coincidencia.

La que hoy inicia en Washington, DC, “será una ronda intensa nuevamente, pero llegamos con la disposición de trabajar los temas y lograr acuerdos que sean benéficos para México”, destacó.

Por lo pronto, a partir de este miércoles y durante siete días habrá tensión entre México, EU y Canadá en las negociaciones del TLCAN.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
​Presión a la competitividad fiscal de México
¿Cuánto ‘temblará’ la economía por los sismos?
Vamos olvidándonos de un recorte de tasas