Opinión

Sí nos preocupa
Guerrero: BMV

Pregunté a Jorge Alegría, director general adjunto del mercado de derivados de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), si las operaciones bursátiles y el Índice de Precios y Cotizaciones eran inmunes a la grave violencia que se vive en ciertas zonas del país, particularmente en Guerrero. Se lo pregunté porque desde mi punto de vista, hemos visto una correlación directa del comportamiento del IPyC con los índices estadounidenses, y no necesariamente con la desaparición de los normalistas.

Para mi sorpresa dijo que sí había una preocupación entre los inversionistas, que siguen de cerca los acontecimientos y que toda la circunstancia del país es de interés para quienes invierten en México.

Por separado, un fenómeno importante que reportó Alegría fue una mayor operación de derivados, particularmente contratos de cobertura del tipo de cambio peso-dólar en México. A tal punto, que en septiembre esa operación de derivados superó a la que se lleva a cabo en Chicago. ¿Por qué ocurre esto? Porque cada día más empresas mexicanas están en estado de alerta de que las variables económicas globales tienen un impacto potencial relevante en su operación cotidiana. Esta noticia es importantísima, pues significa que las empresas mexicanas se han vuelto conscientes de la naturaleza interconectada de los mercados. Ejemplo: la típica empresa mexicana tamaño mediano que no contrataba futuros para cubrirse de las presiones cambiarias contra el peso mexicano, ahora sí lo está haciendo.

En cosa de días habrá muchas más noticias de la Bolsa Mexicana de Valores. Una de ellas es que se lanzará un “mini IPyC”: una suerte de índice sumamente novedoso, que dará cuenta del valor de capitalización y nivel de bursatilidad de ciertas empresas de una forma más ágil. En adición a esto, la bolsa ha firmado un nuevo acuerdo con Dow Jones Indices para “el licenciamiento, distribución y administración de los índices de la BMV, incluido el Índice de Precios y Cotizaciones, con el objetivo de tener mayor presencia y alcance global”. El alcance total de este acuerdo se dará a conocer en una semana.

La Bolsa es el termómetro del país, sí, pero también es el reflejo de toda la integración financiera a la que México tiene acceso en el mundo. Un suceso importante de esta integración ocurrirá en las siguientes semanas con la puesta en marcha del famoso mercado “MILA”, el mercado Latinoamericano donde ya están integradas las bolsas de Perú, Colombia y Chile. En estas semanas estaremos viendo las primeras operaciones desde aquí con esos mercados y desde allá con las emisoras mexicanas que cotizan aquí.

De manera que la actividad bursátil va hacia arriba. A una mayor integración y sofisticación. Como debe ser.

Twitter: @SOYCarlosMota