Opinión

Si así fuera

En días pasados los diputados alemanes aprobaron por amplia mayoría la instauración de un salario mínimo en todo el país.

Eso peleaban los socialdemócratas, socios de gobierno de la canciller conservadora, Angela Merkel.

A partir de 2015, el salario mínimo en Teutolandia será de ¡8.5 euros! (11.56 dólares brutos) la hora, una de las medidas clave del tercer mandato de la canciller Merkel.

"Lo que decidimos tiene un significado excepcional para millones de trabajadores y trabajadoras de este país, que por fin van a poder recibir un sueldo decente", declaró la propulsora del proyecto de ley, la ministra de Trabajo, Andrea Nahles, supervisora del proyecto de ley.

Puf, ¿como 22 veces más alto que el salario mínimo mexicano?

¡Ah!, pero eso sí, nuestros legisladores, políticos y magistrados ganan mucho más que sus pares alemanes. Vamos México, ¿no?

Que al menos así reaccionaran

Ryutaro Nonomura, de 47 años y miembro de la asamblea regional de la prefectura de Hyogo, Japón, en una conferencia de prensa trató de explicar el gasto de unos tres millones de yenes (29.500 dólares) de fondos públicos.

Nonomura admitió haber gastado esa cantidad en 195 viajes -más de un centenar de los cuales fueron a un balneario de la prefectura de Hyogo- y no haber presentado ni una sola factura o comprobante.

Cuando el político se disponía a explicar la razón de los viajes y del gasto de fondos públicos para financiarlos, comienza a llorar y a balbucear frases entrecortadas y sin sentido. Después comienza a chillar, a patalear y a dar golpes en la mesa mientras intenta seguir hablando con la respiración entrecortada y los ojos bañados en lágrimas.

¡Bueno!, justifican, al menos dio show, no que aquí, ¡los trinches descarados ni se inmutan!

Cosas vieres

Un verdadero pez grondón, perdón, gordo.

Resulta que Humberto Grondona, hijo del vicepresidente de la FIFA Julio Grondona, fue acusado nada más y nada menos que de andar revendiendo entradas al Mundial de Brasil.

Humberto Grondona y la agencia Match Hospitality, un distribuidor oficial de boletos, tendrán que presentar a la FIFA un escrito sobre lo ocurrido.
Grondona hijo admitió recientemente en tele haber revendido a un amigo "algunas entradas" que le correspondían por su cargo.

Sin embargo, las ‘algunas’ –cientos– de entradas aparecieron luego en el mercado negro.

Un periodista argentino publicó en Twitter la imagen de una entrada que llevaba impreso el nombre "Humberto Mario Grondona" y aseguró que la había comprado una amiga por 220 dólares.

¡Órale!, dicen, con esto tenemos que darle la razón al Pelusa, porque aunque los padres no tienen la culpa de lo que hacen los hijos (y viceversa), algo hay que falló.

Mon dieu, quelle triste vie!


Ante la derrota de Les Bleus contra Alemania, cerca de 20 mil personas que habían llegado a la Plaza del Ayuntamiento parisino con la esperanza de celebrar una victoria, concluyeron por el altavoz:

"Si no hubiera sido por el portero alemán, podríamos haber continuado la aventura y haber ganado el Mundial"

Ah, tseeee, y si mi abuelita tuviera ruedas, sería bicicleta.

Chatarrización de autos viejos

Las prohibiciones, querido Mancera, son piedras que se caen de una barda llamada democracia.

Pregunta villamelona

Neymar quedó fuera del Mundial de Brasil 2014 por una fractura en una vértebra, tras recibir un golpe del zaguero colombiano Camilo Zúñiga con la rodilla.

¡Uja!, ¿y en este caso no se puede ‘mandar al diablo’ la ley de la ventaja y aplicar un correctivo tipo Luis Suárez a este muchachito Camilo?