Opinión

Sheinbaum, damnificada política

  
1
 

 

Claudia Sheimbaum

Tanto tiempo se tardó Morena en ocultar la metodología de la encuesta que dio por ganadora a la actual jefa delegacional en Tlalpan, Claudia Sheinbaum Pardo, para perfilarse como candidata a la jefatura del Gobierno capitalino, que tuvo que llegar un sismo para empezar a descubrir el porqué otro de los competidores, el más conocido, se fue hasta un tercer lugar en los resultados, y de paso se reveló la opacidad con que se maneja quien pretende ser candidata para gobernar los destinos de lo que oficialmente se empieza a conocer como la Ciudad de México.

Ahora se entiende el plan de los dirigentes de Morena. A Ricardo Monreal, jefe delegacional en Cuauhtémoc, lo mandaron hasta un tercer lugar por una simple y sencilla razón: si la candidatura de Sheinbaum resultaba fallida por prelación, se la darían a quien hubiera quedado en segundo lugar y por eso pusieron en esa posición al actual dirigente de ese partido en la Ciudad de México, Martí Batres, o al menos el tercero no podría pelear ese derecho.

Queda claro que en esta estrategia el nombre de Monreal nunca estuvo en la mente del dirigente nacional de los morenos, Andrés Manuel López Obrador. También se aclara que en el mapa de riesgos el nombre de la doctora en ingeniería energética era vulnerable, aunque nunca se imaginaron que sería un movimiento telúrico el que haría el trabajo a quienes no comulgan con la forma en que se eligen a los candidatos en el recién creado partido; pues aunque se dicen demócratas, lo que los distingue y los mueve es lo que diga el dedito de su líder.

Aun contra todo pronóstico, todo indica que el plan B obradorista surtirá sus efectos sin siquiera haber dado la oportunidad a su abanderada de mostrarse como candidata, porque ahora Claudia está más ocupada en defender su posición y deslindar su responsabilidad como jefa delegacional, por la serie de irregularidades que han ido aflorando en materia de desarrollo urbano a partir del 19-S, donde por lo pronto la funcionaria ha salido a decir que su administración irá hasta las últimas consecuencias para esclarecer lo que a primera vista se ve como un halo de corrupción en la caída del colegio Enrique Rébsamen y los puentes del Tecnológico de Monterrey, donde desgraciadamente hubo personas muertas y varios heridos.

Suponiendo, sin conceder, que la administración de Sheinbaum salga ilesa en este cochinero que se ha destapado, donde lo menos que se dice es que hubo negligencia, es un hecho que la funcionaria no podrá separarse del cargo sin antes haber resuelto este penoso caso y atender a los vecinos que le dieron su voto para ser jefa delegacional, y para cuando las aguas en este conflicto empiecen a guardar la calma, para cuando eso suceda, las campañas prácticamente estarán en su apogeo o ya concluidas.

Martí Batres tiene más negritos en su trayectoria, incluso es más vulnerable que Claudia, pero aun así su posición no será sustituible o intercambiable por quien ocupó el tercer lugar en las encuestas, pues para cuando la metralla mediática se le aparezca a Batres y empiecen a sacar sus trapitos al sol, Monreal o es candidato de otro partido o AMLO decidirá lo que mejor convenga, sin incluir al jefe delegacional en Cuauhtémoc, por supuesto, por lo que otra opción sería atajar una eventualidad de esa magnitud cortando el hilo por lo más delgado. En fin, políticamente hablando, Sheinbaum parece ser la primera damnificada en el proceso electoral que se avecina.

También te puede interesar:
El caballo de Troya del Frente
Oportunidad para revertir la pobreza
Sin acuerdos en el Legislativo

Sign up for free