Opinión

Severa sanción a Dolce & Gabbana por esquema fiscal de marcas

Los diseñadores italianos Domenico Dolce y Stefano Gabbana, creadores y socios de la renombrada firma Dolce & Gabbana, recibieron una multa que podría rondar los 10 millones de euros, y una pena de prisión suspendida, como resultado de una investigación que dictaminó evasión fiscal por vía del pago de regalías.

La historia se remonta al año 2004, cuando los diseñadores “vendieron” su marca a una empresa creada por prestanombres en Luxemburgo, a la que pagaron millones de dólares de regalías por permitirles el uso de la misma; tal como los investigadores lo demostraron, se trataba de una triangulación muy compleja, que incluía empresas en Estados Unidos, para erosionar las utilidades de la compañía y trasladarlas a un territorio en el que el pago de impuestos es casi virtual. La investigación inició en 2008 y apenas ahora deriva hacia una primera sentencia.

Los esquemas de este tipo han sido utilizados en el mundo en forma creciente en los últimos años, impulsados, por una parte, por la expansión que muchas empresas han tenido hacia países que les eran ajenos o accesibles sólo por vía de exportaciones; por otra parte, es claro que la sensibilización empresarial hacia el alto valor de los activos intangibles ha impulsado que las compañías basen su crecimiento en modelos de explotación de su capital intelectual, como las franquicias y el licenciamiento.

De hecho, muchas de las transnacionales que exportan sus marcas y patentes bajo contratos de regalías, defienden a ultranza la procedencia de estos modelos bajo el argumento de que se trata de capital que han desarrollado por años de experiencia y acumulación de prestigio, por el que deben pagar, inclusive, sus propias filiales y subsidiarias.

En cualquiera de los casos, la sentencia dictada a Dolce & Gabbana llevará a muchas empresas a revisar los modelos implementados para explotar sus marcas desde una entidad del extranjero, que por otro lado, hay que señalarlo, cumple funciones reales de protección patrimonial al colocar activos valiosos fuera de los riesgos cotidianos de los negocios domésticos.

Debe siempre recordarse que, como bien lo señala el Banco Mundial, 20 por ciento del dinero que se mueve en el mundo pasa por jurisdicciones de baja tributación, lo que supone que este tipo de modalidades estén siendo sobre explotadas en el mundo. En el caso de México, las nuevas disposiciones de la Ley del Impuesto sobre la Renta, dan clara señal de que nuestras autoridades hacendarias han volteado de lleno a estos temas para ir cerrando puertas que por muchas décadas permanecieron abiertas.

Correo: mjalife@jcip.mx