Opinión

Sería un error histórico anular votos

1
 

 

Boleta electoral

En días recientes han surgido opiniones que promueven la anulación de votos como manifestación de protesta ante un sistema electoral injusto y con reglas absurdas. Lo es. Sin embargo, esta estrategia que intenta rechazar el statu quo de hecho lo fortalece.

Partamos de la base de que, en el mejor de los casos, el nivel de abstencionismo será muy alto, particularmente en estados en los que no se disputa una gubernatura. Un entorno así es el sueño de partidos con estructuras clientelares fuertes. Una táctica “anulista” alimenta el poder corporativo de agrupaciones como CNTE, SNTE y otras cuyo voto en bloque adquiere capacidad definitoria. Incrementaríamos el costo de enfrentarlas para cualquier político que quisiera provocar cambios deseables, sabiendo que no contará con voto popular masivo que diluya el peso de ese voto clientelar.

Como bien dijo Alejandro Poiré en su escrito en el Financial Times, el estricto límite de gasto en las campañas electorales ha propiciado un colosal mercado negro de gasto electoral financiado con cash. Éste pone en riesgo a todo el sistema electoral pues lo hace presa de recursos de procedencia peligrosa y cuestionable. Anular el voto, simplemente incrementa el alcance de ese dinero. Es precisamente el voto comprado el que define quién gana la elección, en vez de rebajarlo en un mar de votos que estén libres de compromiso (independientemente de la dirección que elijan).

El mayor riesgo de anular votos no es sólo que el vencedor en tan frágil contienda simplemente asuma una actitud cínica, sino la posibilidad de que el ganador lea de más en su victoria; que la interprete como la incapacidad del electorado de castigarlo por la falta de logros o, peor aún, que lea el triunfo como mandato que avala su desempeño. Que piense que esa “victoria” lo empodera para seguir adelante en su estrategia ante la ausencia de costo; que decida reprimir más, castigar más a los críticos, debilitar más a la oposición y a los perdedores. Este escenario es perfectamente factible.

El sufragio es un derecho que incluye, en mi opinión, la obligación de elegir si no al mejor, al menos malo, a aquel político que tiene un perfil o proyecto rescatable. Nada puede debilitar más a nuestro sistema electoral que ser representados por quienes fueron electos por grotescas minorías compradas. El día de mañana nadie recordará si el escaño obtenido fue o no producto de participación relevante. Un escaño es un escaño y adquirirlo con mínima participación no lo hace ilegal. En un entorno en el que se somete el sentido común y la decencia a simplistas parámetros bipolares de lo que es legal y lo que no, serlo es lo único que cuenta.

Pensar que los políticos reaccionarán a un alto número de votos anulados es más que inocente, irresponsable. Es un experimento que puede resultar mucho más costoso de lo que creemos. Si anular es la respuesta ante políticos corruptos o ineptos que legalmente pueden permanecer en el poder, no nos sorprendamos si el día de mañana somos presa de populistas cuyo único talento sea la eficiente compra de votos a partir de un quid pro quo que seguramente objetaríamos. Si los electores pensantes deciden castigar al político con el desdén de su falta de participación, ya sea por abstenerse o porque simplemente no elige a quién darle su voto, el sistema corporativista crecerá sin impedimento alguno.

Hoy en día, la aprobación de los partidos políticos entre los votantes es ya paupérrima. Eso no ha provocado cambio alguno ¿Qué nos debería llevar a pensar que ahora reaccionaran en forma diferente? Sí, el enorme flujo de recursos dudosos para financiar elecciones es un problema. Pero también lo es el que legisladores vendan su voto al mejor postor, y que los partidos políticos sean un negocio tan rentable.

Tan generosas franquicias no serán voluntariamente abandonadas porque muchos ciudadanos anulen su voto. El Partido Verde ha dado muestra de desenfadado cinismo que se disfraza de inteligente pragmatismo. Estiran la regla al máximo sabiendo que su impugnable estrategia les redituará votos, y están dispuestos a pagar las multas a que se hagan acreedores. Probablemente la suma de años de mayor presupuesto –que lograrán como consecuencia de obtener más votos– excederá al valor de esas sanciones, que alegremente pagarán con nuestros impuestos. Seguirá la mata dando. Un electorado fastidiado y apático hará más fácil lograr sus objetivos.

Vale la pena ver el video de Roberto Duque Roquero, profesor de derecho de la UNAM, en YouTube. Explica bien por qué a más abstención y a más votos anulados, crece el pastel para los partidos grandes.

El anulismo es una pataleta de niño que no logrará nada más que el desgaste y frustración de quien hace la rabieta. Anular es claudicar, es asumir que el cínico tiene consciencia. ¡Cuidado!

Twitter: @jorgesuarezv

También te puede interesar:
México es la democracia más corrupta en la región
Educar para trabajar o educar por educar
La deuda mundial es una bomba de tiempo