Opinión

Septiembre de pozole

   

   

1
"Pozole de Moctezuma"

   

Pozole

Dirección: Moctezuma 12, Col. Guerrero, Delegación Cuauhtémoc.

Teléfonos: 5526-7448 y 5526-6918.

Horarios: Lunes a sábado, de 14:00 a 19:00 horas.

Precio: $150-200 por persona.

Tarjetas: American Express, MasterCard, Visa, crédito y débito.

Tiempo: Una hora.

Compañía: Amigos y familia.

Twitter: @PozoleMoctezuma

En septiembre, los antojos nos recuerdan que es el mes de las Fiestas Patrias. Quizás haya pasado casi todo el año sin comer un pozole, pero muchos considerarían un crimen que en estas fechas no lo haga.

Existen muchas variedades, aunque la base siempre es el maíz cacahuazintle, ese grano grande y blanco que debe “lavarse” con agua y cal para que la cáscara dura ceda y se abra luego de hervirse por varias horas. Lo tradicional es hacerlo con carne de cerdo, aunque ya se ha popularizado también con pollo.

Hay tantos lugares para comer un buen pozole en la ciudad que me sería imposible enlistarlos todos, así que sólo le hablaré de dos de mis favoritos. Sobre el primero, puedo decirle que por varios años los comentarios que escuchaba lo hacían sonar como un club privado para conocedores de pozole. Se trata del "Pozole de Moctezuma", en la colonia Guerrero, en el Centro. No está anunciado ni señalizado por ningún lado y Google Maps lo ubica en el lugar equivocado, así que hay que llegar decididamente al número 12 de la calle Moctezuma, justo en la esquina con Reforma, y tocar en el timbre que tiene un diminuto letrero que dice “pozole”. Lo mejor es guiarse por el aroma.

De lunes a sábado sirven pozole blanco estilo Guerrero, pero vale la pena ir en martes, jueves o sábado, cuando preparan el pozole verde, hecho con pepita, que tiene un sabor más intenso. Pídalo con un chorrito de mezcal para que tenga un toque de frescura y para más variedad, acompáñelo con el clásico chicharrón, tostadas, crema y aguacate, o experimente con sardina.

Antes de su pozole comparta los Faltantes y Sobrantes, un platillo de sesos y lengua en el que el sabor es tan ingenioso como el nombre.

Mi otra opción pozolera es una propuesta relativamente nueva: "José Guadalupe, Platos de Cuchara", ubicado dentro del famoso y no menos polémico Mercado Roma. En uno de sus puestos, la chef Zahie Téllez y el glotón Alejandro Zárate decidieron preparar pozole y otros caldos.

Empiece con una tostada de chicharrón prensado. Seguramente una de las mejores que haya probado. Después un pozole rojo, hecho principalmente con cabeza de cerdo que lo vuelve denso y sabroso. La proporción de maíz y carne es muy pareja, lo que se agradece mucho.

Es perfecto por sí mismo, pero si insiste en mejorarlo, un poco de orégano, chile y unas gotitas de limón es todo lo que necesita.

Ya sea en un lugar oculto de la ciudad o en el mayor centro de atención de la Roma, el pozole es fundamental en nuestra dieta como mexicanos: un reconfortante caldo, carne, vegetales y hasta un chorrito de mezcal en algunas versiones. ¿Qué más necesitamos?

Twitter: @Ysusi