Opinión

"Sentarse a ver la tele ya es casi pintoresco"

   
1
   

   

TV. (Especial)

La frase es de un documento de AT&T. Textualmente, en inglés dice: “The idea of settling in on the couch to watch a TV show is almost quaint”.

¿La serie House of Cards le resulta familiar? Quizá un “vinestar”, o un “youtuber” como Hola Soy Germán. Si alguna de estas palabras le timbró en la cabeza, entenderá rápido el punto.

¿Cuántos videos vio usted hoy? Digamos que sumando su cuenta de Facebook, Youtube y Netflix, lo exponen a diez este lunes. De acuerdo con esta empresa estadounidense a cargo de Randall Stephenson, usted estuvo expuesto a sólo seis videos durante la Navidad de 2014. Unos 16 tendrá usted enfrente al final de este 2016, diariamente. Para 2019, serán 65, cada día. La tasa de crecimiento anual es de 66 por ciento. Es una explosión y para obtener esos datos, AT&T se basó en Cisco, la empresa de redes de telecomunicaciones más grande del mundo.

¿Lo más interesante? Que esos videos sólo a veces los vemos en una TV. Dicho de otro modo, hoy podemos hablar de video sin involucrar necesariamente a Emilio Azcárraga, de Televisa, o a Ricardo Salinas, de TV Azteca.

Si quería presenciar una revolución, sea bienvenido. Ésta es la revolución del contenido en video cargado en el bolsillo.

Según Google, la TV todavía manda en México, pero ya es apenas poco más de la mitad de la gente que habita este país la que la ve regularmente. En la empresa gigantesca que comenzó como un motor de búsqueda, perciben que el negocio del video ya está en pleno traslado al negocio del video “on demand” o sea, lo que uno quiera a la hora que uno quiera.

El video acecha. Netflix prepara nuevas series. En México, Argos pretende producirles una en la que el personaje central es una primera dama mexicana ingobernable.

Pero de acuerdo con AT&T, usted podría ver esa serie en su tableta, cuyo uso para ver imágenes en movimiento crece a una tasa anual de 90 por ciento. O en su celular, que aumenta a una de 46 por ciento. Atención, aquí no hablamos de número de videos vistos, sino del aumento del tiempo que uno pasa observando videos en su dispositivo. En tabletas ya casi son diez horas y en smartphones seis por mes lo que usted, su novia o la adolescente en casa, invierten individualmente de su tiempo de vida entreteniéndose con Youtube, la empresa de Google.

Ahora, atención al negocio. Tanto AT&T como Telcel, líderes del mercado nacional, invierten desde 2014 más de 100 millones de dólares por año en aumentar el número de antenas que usted ve en esas curiosas torres de la ciudad, a veces disfrazadas de árboles.

Aumentan la red 4G. Ésa que es capaz de aumentar la velocidad con la que ve usted video. A la par, ofrecen planes con redes sociales ilimitadas. Ilimitadas siempre y cuando usted no salga de Facebook, Twitter y Whatsapp. Si inesperadamente una de esas aplicaciones lo llevan a usted a otro sitio, como Youtube, digamos. En ese caso, cada bite será cobrable. Lea usted:

“El uso ilimitado de redes sociales aplica únicamente cuando el usuario se encuentre dentro de las aplicaciones Facebook (incluye Facebook Messenger), Twitter y WhatsApp instaladas en tu smartphone; cualquier acceso a ligas externas, llamadas de voz o video, llamadas por cualquier aplicación, se contabilizará como consumo adicional y se debitará del internet incluido en el plan contratado”, eso dice transparentemente AT&T. Telcel va más rápido al punto: “Facebook, Twitter y WhatsApp (sólo para uso estando dentro de la República mexicana)”. Todo está en sus sitios de internet. Ahora vea en su celular todo el video que ofrece Twitter o Facebook.

Twitter:
@ruiztorre

También te puede interesar:
Google estrenó oficinas en México y esto es lo que me inquieta
Torrado tiene más seguidores que Yuya
¿Por qué Pemex vende a siete pesos su gasolina en EU?