Opinión

¿Señales positivas finalmente?

Tras la crisis política que se presentó en el país luego de los terribles acontecimientos de Iguala a finales del mes pasado, pareciera que finalmente empiezan a perfilarse algunas señales que nos hacen pensar en que pudiera avanzarse en la indispensable tarea de hacer prevalecer el Estado de derecho.

Los hechos trascienden el caso de Iguala y envían el mensaje de que asegurar el cumplimiento de la ley puede empezar a convertirse en una prioridad fundamental del Estado.

1.- La salida de Ángel Aguirre del gobierno de Guerrero es apenas un primer paso, pero sin el cual difícilmente se iban a dar otros. Como se explicó abundantemente en días pasados, la presencia de Aguirre restaba toda credibilidad a cualquier investigación sobre las responsabilidades de los hechos en Iguala.

Aunque ayer corrieron versiones de una presunta aprehensión de José Luis Abarca, exalcalde de Iguala y su esposa, hasta este momento no hay nada firme al respecto, pero sin duda es algo que va a ocurrir pronto.

Evidentemente falta lo principal, que es localizar a los normalistas desaparecidos.

2.- La resolución votada ayer por el Parlamento europeo respecto a estos hechos condena la violencia y urge a que se investigue y castigue la desaparición de los jóvenes normalistas, pero también reconoce que el gobierno mexicano ha respondido movilizando a las instituciones de seguridad para buscar a los jóvenes y apoyar a los familiares. Se logró transmitir a los legisladores europeos la información necesaria para hacer una valoración ponderada que evitó un deterioro aún mayor de la imagen del país, que podría afectar también en la economía.

3.- En otro ámbito de hechos, el que esta semana se haya aprehendido sin derecho a libertad bajo fianza a Amado Yáñez, también sugiere que los actos de corrupción no van a ser negociados sino castigados. Lo que falta ahora es que se pueda sancionar también a quienes, desde el aparato público, hayan coadyuvado a que Yáñez haya cometido los delitos que se le imputan.

4.- La acción en contra de una red de evasión fiscal y contrabando técnico en la industria textil que permitía un sofisticado esquema de defraudación fiscal a través del uso de amparos y de una maquinación en la que participaban decenas de personas y de empresas, puede ser el indicio de que se van a emprender acciones en contra de quienes violan la ley y defraudan a los contribuyentes mexicanos. Ojalá sea el primero de varios operativos para desmantelar otros esquemas que seguramente existen en otras industrias.

Son pocas señales aún. Sería ingenuo pensar que marcan en definitiva una nueva era en la aplicación de la ley en México.

Pero lo relevante es que parece estar cambiando el curso de las cosas.
El paso de un deterioro creciente del Estado de derecho, a la aplicación de éste en casos emblemáticos y de alta relevancia, son las señales positivas que parecen estarse configurando.

Ojalá se acumulen con muchas otras señales más.

Twitter:@E_Q_