Opinión

Señales mixtas
para fin de año

 
1
 

 

petroleo

Del entorno externo, el desplome de los precios del petróleo, la desaceleración de la industria norteamericana y la inminente alza en las tasas de interés en dólares se presentan como los tres principales riesgos para nuestra economía, en el corto plazo.

La OPEP anunció el viernes que mantiene su cuota de producción en 30 millones de barriles diarios, siendo que actualmente está produciendo 31.5 millones de barriles al día. Los precios del WTI vuelven a ubicarse por debajo de 40 dólares por barril (dls/b) y la mezcla mexicana en 32 dls/b.

Una pésima señal sale de fijar la nueva reunión hasta junto de 2016, en espera de ver el impacto del posible regreso de Irán al mercado, la evolución de la producción de hidrocarburos shale en Texas, y las inversiones globales en exploración y nuevos yacimientos. El piso del crudo puede encontrarse todavía más abajo.

En cuanto a la política monetaria global, se acerca la reunión del Comité de Mercado Abierto de la Fed para el 15 y 16 de diciembre.

Janet Yellen declara abiertamente que la normalización de tasas tiene que empezar ya. El riesgo de retrasar esta decisión es que en el futuro, con más inflación, se tuviera que subir rápidamente las tasas y generar una crisis financiera y una nueva recesión.

La reciente decisión del Banco Central del Euro de disminuir aún más sus tasas de interés a un día, al situarlas en menos 0.3 por ciento anual, alargar el periodo del programa de creación de dinero en seis meses más, lo que implica una creación de euros adicional de 360 mil millones al billón de euros que contemplaba el programa original, y no aumentar el ritmo mensual de creación de 60 mil millones de euros, decepcionó a los mercados que esperaban un anuncio de un incremento en el monto mensual a 80 mil a 100 mil millones de nuevos euros. Esto genera una menor presión alcista en el dólar contra todas las monedas en el corto plazo.

Pero también significa que el dólar tenderá a aumentar, que los precios de las materias primas tenderán a bajar y que las fuertes distorsiones en los mercados de bonos continuarán.

No se descarta que el Banco de Japón refuerce sus programas de creación de dinero ante la recesión que está sufriendo su economía.

Pero también puede extender sus programas a un periodo más largo e irse a tasas negativas como lo hizo el banco del euro.

La decisión de la Reserva Federal debe de ir acompañada de un mensaje claro y explícito de mucha gradualidad en el proceso de alza de las tasas de interés para el futuro. Es previsible que el Banco de México incremente de inmediato, y en la misma magnitud su tasa de referencia ubicada hoy en 3.0 por ciento anual.

Por lo que respecta a la manufactura en Estados Unidos, el indicador ISM de la zona de Chicago para noviembre bajó más allá de 50 puntos, hasta 48.7 unidades, lo que implica contracción en la producción del sector. El ISM manufacturero para toda la Unión Americana se ubicó en 48.6 puntos, una muy mala señal para la manufactura mexicana.

Contrario a estas señales negativas, los datos recientes en nuestra economía han sido favorables en términos generales.

Nuestro Indicador IBAM (Índice Bursamétrica Anticipado de México) para octubre nos permite estimar un crecimiento de 2.2 por ciento para el IGAE de ese mes. En los datos se observa desaceleración en la industria y en la actividad exportadora, con un fortalecimiento del mercado interno sorprendente.

Las cifras más recientes de noviembre también son positivas. Los indicadores del IMEF del mes pasado salieron mixtos. Para el sector manufacturero mejoró el indicador en medio punto y se ubicó en 52.1 unidades. El del sector no manufacturero disminuyó en 0.8 unidades y se ubicó en 51.5 puntos.

Las ventas de Walmart México de noviembre a tiendas comparables aumentaron 6.2 por ciento anual lo que implica un incremento de 3.7 por ciento real anual. Menos que el de octubre cuando creció 7.0 por ciento real anual, pero es todavía muy fuerte.

El Índice de Confianza Económica del Instituto Mexicano de Contadores Públicos/Bursamétrica presentó una significativa mejoría en sus dos componentes: La percepción sobre la situación actual y la percepción para el futuro.

Por último las ventas de automóviles ligeros en noviembre presentaron un incremento de 13 por ciento anual  el mes pasado. El acumulado presenta una cifra record de 18.85 por ciento anual.

Toda esta información nos lleva a pensar que probablemente la economía de México refleje en el futuro no muy lejano el efecto de la desaceleración de la industria norteamericana, con un menor dinamismo del mercado interno y de la economía en su conjunto.

Twitter: @EOFarrillS59

También te puede interesar:
La Bolsa y el desarrollo, ¿un segundo mercado es la respuesta?
Las recomendaciones del FMI, ¿qué implican?
Eventos globales críticos para 2016