Opinión

Los senadores guardan sus lanzas

Ya enfriados los ánimos después de cinco días de intenso debate para dar paso a la reforma energética, los coordinadores parlamentarios en el Senado de la República hicieron una evaluación de su propio trabajo y dejaron claro que a pesar de las acusaciones y señalamientos, no hay antipatriotas.

Más relajados, los senadores echaron un vistazo al trabajo legislativo de los últimos dos años y hay que decirlo, el resultado es sorprendente. Tome nota: en lo que va de la actual legislatura se aprobaron seis reformas de gran calado que en otros tiempos era impensable.

La reforma educativa, que sigue avanzando pese a resistencias; la reforma política dio paso a la creación del Instituto Nacional Electoral; también se votó una nueva reforma laboral; otra más fue la ley de transparencia y anticorrupción, que permitió renovar al Ifai; hace unas semanas se promulgó la ley de telecomunicaciones.

Ayer el nuevo modelo energético del país pasó el trámite del Senado para ir hacia la Cámara de Diputados. Aunque esa será otra historia.

Dejaron los gritos, los sombrerazos y las tomas de tribuna para el recuerdo. Qué bueno.

Rectificación en Puebla

Dice un adagio que no hay que hacer cosas buenas que parezcan malas. Para nuestra desgracia y por nuestra historia, el uso de la fuerza legítima por quien debe tener el monopolio de ello, el Estado, tiende a ser fuertemente criticado.

Lo mismo que los intentos de darle orden a esa razón de existencia de todo Estado.

Fue el caso de la llamada “Ley Bala” en Puebla.

Ya le achacan hasta la responsabilidad de un niño muerto cuando las evidencias apuntan más bien a los cohetones usados por los manifestantes.

Así que para ya no abonar más a la tormenta, el ‘gober’ de Puebla, Rafael Moreno Valle, de plano cortó por lo sano y ayer abrogó esa legislación que tanto polvo levantó.

Ojalá no desista y proponga un nuevo ordenamiento que ponga el ejemplo de que sí se vale usar la fuerza y sólo hay que regularla.