Opinión

¿Seguros de muerte o seguros de vida?

 
1
 

 

compra de seguros

Hay quien piensa que asegurarse es tirar el dinero y esta sensación surge en buena medida porque es el tipo de transacción en la que uno quisiera fallar para evitar un evento negativo como la enfermedad, un accidente automovilístico o incluso la muerte. Pero revisemos otro ángulo menos trágico.

Las aseguradoras tienen la función primordial de cubrir situaciones adversas y por tanto deberán incluir un servicio de esa naturaleza en todos sus planteamientos; sin embargo, puede haber algunos productos en donde el énfasis sea financiero y de planeación.

Es decir, la recuperación de las sumas aseguradas no necesariamente sucederá cuando alguien muera, sino que operará con una redención encaminada a cubrir objetivos específicos, como por ejemplo la educación de los hijos, contratando cuando son pequeños y esperando el recurso al momento de entrar a la universidad.

Otro caso muy práctico es el complemento del retiro, permitiendo obtener una renta adicional al cumplir la edad establecida, lo cual podría darse en una sola exhibición o en renta vitalicia. En esta opción existen ventajas fiscales que se pueden aprovechar.

También es factible convertirlo en una herencia en vida, dando la oportunidad de que los hijos reciban un ingreso cuando se llega un determinado plazo y que éste sea administrado por un fideicomiso.

En esencia, se trata de que una parte de la cantidad aportada sirva para pagar la cobertura y otra se invierta a una tasa fija otorgada por la compañía, de tal manera que garantice una recuperación de la inversión en un futuro.

Los agentes de seguros por lo regular no están preparados para explicar el enfoque financiero, por eso es importante solicitar el cálculo del rendimiento implícito que se está ofreciendo en la transacción, con el fin de compararlo con la tasa de mercado.

Además existe la posibilidad de manejar los montos indizados a la inflación o al dólar, lo cual permite verlo como un instrumento de cobertura cambiaria.

Recordemos que este tipo de alternativas son útiles en un contexto de planeación de largo plazo, porque si quiere uno retirar antes de lo previsto hay una penalización.

Si eres un avezado inversionista, esta opción podría parecerte poco atractiva, pero es una buena forma de forzar el ahorro y la protección de un estándar de vida bajo la óptica de eventos catastróficos o simplemente formar el patrimonio para alcanzar metas concretas.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
¿Tormenta perfecta en las finanzas personales?
Dinero, ¿origen de todos los males?
Corrupción, políticos y finanzas personales