Opinión

Seguros de depósitos, ¿discriminatorios?

Parece que, como siempre, pagan justos por pecadores. Lo que nace como una figura para fomentar la inclusión financiera y operar “casi como banco” puede generar, de no tenerse el control y cuidado adecuado, en un problema mayor, en donde los más perjudicados como siempre serán los que confiaron en ellas.

Me refiero a la figura de Sociedad Financiera Popular (Sofipos) creada para la base de “pirámide”, como su primer contacto con el sistema para ahorrar en un vehículo formal, vigilado por la autoridad e incluso con seguro de depósito. Pero parece que la figura en algunos casos se ha desvirtuado.

Esto porque viendo los números de la autoridad, al menos hay cinco de ellas que reciben, por parte de sus clientes, depósitos en promedio por arriba de 500 mil e incluso, una de ellas, hasta de un millón y medio de pesos. Es el caso de Ficrea, que recibía depósitos de cerca de un millón de pesos.

Nada de eso estaría mal si no estuviera hoy Ficrea intervenida. Lo atractivo de sus tasas hizo que incluso bancos, vía fideicomisos, fueran sus clientes. De hecho, ya hay algunas grandes cuentas con cientos de millones de pesos, incluido un órgano judicial.

Con Ficrea el número de ahorradores sigue en duda. Las manifestaciones no son de seis mil personas, esto según el número de cuentas registradas. El problema es que al menos muchos de los que se manifiestan tienen ahorros por encima del seguro de depósito que pagan las Sofipos, que es de sólo 25 mil Udi, poco más de 130 mil pesos, cuando los bancos pagan un seguro de 400 mil Udi, más de dos millones de pesos. Una gran diferencia.

Si bien de las 45 Sofipos que integran el sector, al menos 39 cubrirían al 100 por ciento el ahorro de sus clientes, el restante tiene al parecer muy buenos ahorradores, pero la pregunta es: ¿estarán conscientes de que en caso de problemas su seguro de protección es menor? 
Parece que el sector fue el olvidado de la reforma financiera para incrementar el seguro de protección de los ahorros de los pobres y establecer mecanismos más ágiles de información y pago.

Ficrea es sólo un caso que, quizá, puede servir para igual como en las cuentas básicas de los bancos para topar el monto del depósito en sus cuentas y evitar que cuando se presente un problema, los pequeños ahorradores sean los perjudicados.

Por lo pronto se espera, ahora sí el viernes, den alguna noticia. Una de ellas es que quizá se giren órdenes de aprehensión en contra de los dos socios y el principal directivo, o bien que de los ya cuatro interesados en adquirirla den señales. En este asunto la moneda está en el aire.

Brindis suspendidos

Este martes el Banco de México suspendió su reunión anual con motivo de fin de año con las instituciones financieras. La explicación que dieron es que fue por “solidaridad” con el gobierno federal por el difícil momento que atraviesa. Más que preocuparles lo agradecieron, ya que –dicen– aunque es el gobernador que más dinero tiene, sus brindis se destacaban por lo austero y muchos iban más por obligación. Ni modo. A ver si el próximo año se esmeran.

Twitter: @JLeyvaReus