Opinión

Seguridad, seguridad y seguridad, clamor ciudadano

28 octubre 2016 5:0
 

 

1
 

 

La SSPDF alertó a través de su cuenta de Twitter sobre la realización de una marcha con destino a dicha casa. (Cuartoscuro)

Dos son, en mi opinión, las exigencias prioritarias de nosotros, los ciudadanos: la seguridad en nuestras personas y en nuestros bienes, y la generación de empleos dignos. Lo he repetido hasta la saciedad. Muy importante la vigencia del Estado de derecho, sin duda; muy importante la educación de calidad, sin duda; muy importante el ataque a la pobreza y la desigualdad, sin duda; muy importante el cuidado del medio ambiente, sin duda. Pero si entre todos ellos tuviera que proponer a las autoridades dos, sólo dos, para que les dieran la mayor atención, seleccionaría los que mencioné al principio: la seguridad y la generación de empleos dignos.

Sí, insisto, los ciudadanos deseamos salir a la calle con la seguridad de regresar sanos y salvos a nuestro hogar y queremos que se otorgue la máxima prioridad a la generación de empleos dignos.

Y estemos conscientes de que el desempleo es una de las principales causas de los delitos en contra de la propiedad a la luz de la necesidad del desempleado de llevar el sustento a su familia. No se pueden justificar los hechos delictivos en forma alguna, pero entender sus causas es el primer paso para atender, en su raíz, estos gravísimos problemas que destrozan el tejido social.

El tema, por razones obvias, es materia de análisis en muy diversos sectores de la población.

El 20 de octubre, la COPARMEX se sumó a las críticas sobre la situación prevaleciente y señaló que la sociedad ejerce un gasto muy alto ante la inseguridad con un resultado muy negativo puesto que ocho de cada diez mexicanos se sienten inseguros en el lugar en donde viven, según la más reciente encuesta oficial sobre victimización.

Por su parte el Episcopado Mexicano aseguró que “el país está en llamas por la inseguridad que se vive actualmente” e indicó que las encuestas de percepción de la inseguridad mantienen un alto registro. Al día siguiente, por cierto, fue ejecutado el juez federal Vicente Antonio Bermúdez y el video que captó el asesinato fue viral en las redes sociales.

Un día después el secretario de la Defensa Nacional, El General Salvador Cienfuegos Zepeda, aseguró que “hay un desgaste en las Fuerzas Armadas por las tareas de seguridad que realiza en el país para ayudar a los gobiernos estatales y municipales” e insistió, implícitamente, en que las fuerzas armadas requieren de un marco jurídico más adecuado para las labores que llevan a cabo en pro de la seguridad de la población, demanda que no ha tenido eco en el Congreso, donde la mayoría de los legisladores consideran que el actual marco jurídico es suficiente y adecuado, poniendo oídos sordos a la demanda del secretario.

Sí, frente a la violencia que inunda a nuestro país, las acciones tomadas por la autoridad parecen totalmente insuficientes. Los ciudadanos no estamos satisfechos y tenemos derecho a exigir acciones mas efectivas acordes al tamaño del problema.

Seguridad, seguridad y seguridad es el grito que muchos lanzamos con la esperanza de que no sólo sea escuchado sino atendido con la eficacia y eficiencia que la magnitud del problema amerita.

Mañana será otro día.

Nota: información obtenida del reporte semanal de Seminario Político en donde colabora el politólogo Pedro Javier González miembro de Sociedad en Movimiento.

El autor es presidente de Sociedad en Movimiento.

También te puede interesar:

Fundación Merced, un nuevo enfoque a la filantropía

Hillary-Trump

¿Quién arroja la primera piedra?