Opinión

Segunda bolsa, ¿más de lo mismo?

 
1
 

 

Biva

Ayer se otorgó la concesión para operar la nueva Bolsa Institucional de Valores (Biva) y se anunciaron cuatro medidas para impulsar la actividad bursátil en el país.

El proyecto para operar una segunda bolsa en el mercado de valores, además de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), ha generado argumentos a favor y en contra.

En este mismo espacio se abordó el tema a principios de agosto y una de las conclusiones, desde la perspectiva de especialistas, es el riesgo de generar una ‘competencia inútil’ y fragmentar el mercado.

Se cuestiona si es necesario tener una segunda bolsa en México, dado el tamaño del mercado de valores, que sólo tiene 144 empresas que han colocado sus acciones, pero economías con el mismo nivel de desarrollo al nuestro tienen más empresas listadas.

El valor de capitalización del mercado de valores en México representó en 2016 sólo 37 por ciento del PIB, contra 69 por ciento en India y 86 por ciento en Chile.

Sin duda hay un rezago tanto en número de empresas listadas como en valor de capitalización, y no se diga en bolsas en operación, pues México ha tenido sólo una por más de 80 años.

De acuerdo con un reporte reciente de Intercam Casa de Bolsa, India, Corea del Sur y Rusia tienen dos bolsas de valores; Alemania y China, tres; el Reino Unido y España, cuatro; Japón y Canadá, cinco, mientras que Estados Unidos tiene 13.

En su análisis señala que “una segunda bolsa no implica en sí un mayor desarrollo, pero podría contribuir a generar cambios necesarios en la estructura y dinámica actual del mercado de valores”.

Alejandro Finkler, director de la Casa de Bolsa BX+ (Ve por Más) y un veterano del sector bursátil, dice al reportero que “si la incorporación de Biva es para traer más inversionistas, emisoras y productos, bienvenida” la competencia.

Pero “si es para seguir haciendo lo mismo, a las casas de bolsa nos va a encarecer el costo, porque ahora vamos a gastar doble”.

El análisis de Intercam considera que la incorporación de Biva “es un paso en la dirección correcta para generar una mayor competencia e innovación tecnológica que terminará por beneficiar en el largo plazo”.

Mientras que “en el corto plazo podría enfrentarse a barreras de entrada y dificultades durante el proceso de cambio y adaptación, como todo proyecto”, anticipa.

Finkler agrega que “si Biva llega para hacer lo mismo que la BMV, las únicas perjudicadas vamos a ser las casas de bolsa, porque nos va a costar más conectarnos a dos bolsas en lugar de una”.

Lo explica así: “a mi cliente yo le voy a ejecutar donde haya mejor precio, entonces tengo que ir a las dos bolsas y donde esté el mejor precio, ahí le tengo que pegar”.

En efecto, “las casas de bolsa deberán adaptarse a la formación de precios en las dos bolsas y atender al criterio de mejor ejecución para los inversionistas”, señala el análisis de Intercam.

En opinión del director de la Casa de Bolsa BX+, “sí estamos incurriendo en un costo para acceder a la nueva bolsa, pero tenemos la esperanza de que esto vaya a detonar más clientes, productos, participantes y emisiones”.

Habrá que evaluar si la propuesta de Biva para contribuir al crecimiento del mercado de valores es ‘más de lo mismo’ o si realmente es innovadora.

Correo: vpiz@elfinanciero.com.mx

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
¿Qué puede ‘eclipsar’ el escenario económico?
Ante el optimismo, cautela y prudencia
Nueva bolsa, ¿competencia inútil?