Opinión

'Secuestro Fiscal en EU' e Impactos Económicos


 
Joel Virgen Rojano
 
La fecha clave para el “secuestro del gasto” en EU acaba de pasar y parece haber una opinión diferenciada entre mercados y analistas respecto a su impacto. Para los primeros parece un no-evento. Para los segundos no parece que lleve a una nueva recesión.
 
Más aún, la discusión se ha extendido no solo a los efectos de tal acción legal sobre el crecimiento de EU, sino hasta las posibles consecuencias sobre la economía Mexicana. La inquietud no debería sorprender, es un hecho que ambos ciclos económicos se relacionan íntimamente, tal como quedó demostrado durante la “Gran Contracción” mundial del 2009.
 
Hay certidumbre respecto al tamaño del ajuste asociado al “secuestro”: los recortes automáticos al gasto (que se activaron a partir del 1 de marzo) deberían reducir recursos por 85,000 millones de dólares (mmd), donde al menos la mitad debería mostrar sus efectos durante el actual año fiscal.
 
La discusión respecto al efecto económico se centra en el tema del multiplicador fiscal. Es decir, la sensibilidad que la actividad económica suele presentar a cambios importantes en las políticas de gasto. Hay más de un factor que enriquece la discusión sobre el tamaño del multiplicador.
 
Por un lado, resultaría difícil asumir que el tamaño del multiplicador es indiferente al ciclo por el que atraviesa una economía. Parece haber cierto acuerdo en la literatura que tal sensibilidad podría ser superior al encontrarse la economía en un periodo de importante debilidad.
 
Por otro lado, la sensibilidad de la economía al recorte al gasto podría también encontrar atenuantes en los esfuerzos sin precedentes en materia de política monetaria actualmente presentes en nuestra realidad económica internacional.
 
Tomando en cuenta lo anterior, tenemos la postura de que el multiplicador sería menor a 1 en las actuales circunstancias. Lo anterior debido a:
(1) la economía estadounidense ya muestra señales de aceleración en su recuperación cíclica y la expectativas apoyan una aceleración en el ritmo de recuperación hacia el segundo semestre
(2) recientemente el presidente de la Fed ha optado por calmar a los mercados respecto a la posibilidad de un desmantelamiento de los esfuerzos cuantitativos en el corto plazo. Básicamente aseguro que los beneficios de estas herramientas de política más que compensan los costos asociados.
 
Entonces, nuestra idea es que el saldo del impacto de lo acordado sobre el precipicio fiscal en EUA a principios de año y la activación del “secuestro al gasto” restaría poco más de 1% de crecimiento a la economía estadounidense. De hecho, es por eso que no esperamos que la economía estadounidense observe un avance anualizado cercano a 3% este año, sino más hacia 2%.
 
 
Las expectativas del consenso de analistas continúan sin alejarse mucho del 2% desde hace meses, por lo que, aun suponiendo que incorporan un mejor desempeño de varios sectores en EUA, el viento en contra asociado al “secuestro” no parece dibujar el riesgo de una nueva recesión.
 
En cuanto a la economía local, de hecho la estrecha liga económica con EU y la activación de estos ajustes fiscales fue una de las razones por las que estamos suponiendo una moderada desaceleración de la economía local a 3.6% anual este año desde 3.9% el año anterior.
 
El gran supuesto detrás de los números anteriores, respecto a su relación con lo acordado a principios de año y el secuestro al gasto  en EUA, es que éste último no se materializa en su totalidad. En específico, el hecho de que los recortes no se activen al mismo tiempo y solo la mitad afecte al año fiscal en curso, nos lleva a pensar que todavía hay margen de maniobra para la administración Obama y legisladores para atemperar el tamaño de los recortes.
 
De no cumplirse lo anterior, evidentemente los riesgos apuntarían a la baja en los prospectos de crecimiento para México y EU, aunque muy probablemente sin traducirse en recortes adicionales mucho mayores al 0.2-0.3% sobre los prospectos de crecimiento durante este año (recientemente la Oficina del Congreso de EUA liberó un pronóstico que asignaba un efecto de -0.6% sobre la economía a la totalidad del “secuestro”).
 
Por lo pronto, los mercados parecen haber tomado su lectura y no se ha observado afectación sobre sus principales niveles bursátiles, de riesgo soberano de EU ni aversión global al riesgo. En el primer caso, basta observar que el S&P500 continúa aproximándose a su máximo desde 2007, el riesgo soberano de EU (CDS) ha descendido en el último mes, el Vix se encuentra mucho más cerca de sus mínimos que del promedio durante la era post-Lehman. Para rematar, las tasas largas en EU continúan su tendencia al alza, incorporando un prospecto de mejoría económica y sugiriendo que la fuerte liga entre su nivel de tasa y las sorpresas económicas parece retomarse.  
 
 
* Joel Virgen es subdirector de estudios macroeconómicos y de mercados en la Dirección de Estudios Económicos de Banamex. Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex. 
 
En Twitter: @joelvirgen