Opinión

Se vende Monterrey envasado

  
1
Roberto Bischoff

  

Roberto Bischoff, De Jefes

Vitro venderá el negocio que le dio origen en 1909, cuando el empresario regiomontano Isaac Garza fundó Vidriera Monterrey.

Parece caso aislado, pero es la segunda empresa grande regiomontana de envases que se vende este año.

La de Vitro, de los Sada, produjo envases para la industria cervecera, en especial la de Cervecería Cuauhtémoc, que Femsa fusionó con Heineken en 2011. Ahora, el negocio de envases será adquirido por la estadounidense Owens-Illinois por dos mil 150 millones de dólares.

¿Notó que mencionamos a Femsa? Esta empresa presidida por José Antonio Fernández Carbajal, a través de su socia Heineken, cerró en febrero la venta de Famosa o Fábricas Monterrey a Crown Holdings, una productora de empaques con sede en Illinois por mil 200 millones de dólares.

Famosa nació para fabricar corcholatas, negocio que luego derivó en envases de hojalata y aluminio para alimentos y refrescos.

Los mexicanos salen pues de un viejo negocio que se quedan los estadounidenses y que según Johnie Conway, de Crown Holdings, la demanda de latas y envases de vidrio aumentará entre 3.0 y 5.0 por ciento en México este año.

Anécdota de futuro registro. Poco más de 10 por ciento de la inversión extranjera directa de este año vendrá “envasada”.

Fila de plástico brasileño

Para casi todo lo que está hecho de plástico, importamos la materia prima. Ya hubo un listo que mejor puso una fábrica en México: Roberto Bischoff, líder de Braskem Idesa.

Aún no abre la planta y ya tiene pedidos de esa materia prima, el polietileno.

La fábrica lleva el nombre de Etileno XXI y se ubica en Coatzacoalcos, Veracruz, que después del arranque en diciembre, mutará en ciudad.
Braskem Idesa invirtió cuatro mil 500 millones de dólares y nació por una apuesta mayoritariamente brasileña proveniente del gigante Odebrecht. Fabricará anualmente un millón 50 mil toneladas de polietileno, 40 por ciento de lo que importa México.

Fuego en inmuebles

Uno esperaría que una inversión de seis mil 100 millones de pesos sentara a reposar a una compañía, en lo que piensa en su siguiente movimiento. No es el caso de Fibra Uno.

La empresa que encabeza Gonzalo Robina ayer cerró la compra del portafolios Buffalo, que incluye el complejo Mitikah en el que invertirá la friolera ya mencionada.

Pero analistas esperan que su inversión durante el año totalice 31 mil 500 millones de pesos en terrenos y compras como la cerrada ayer.
En efectivo tienez 29 mil millones de pesos y su poder de compra alcanza los 50 mil millones, ya con créditos. ¿Tiene un terrenito por ahí?

También te puede interesar:
La vacante en la Virgin de Branson
¡No hay papel!
Chedraui apunta al norte