Opinión

Se opaca el sol azteca

1
   

   

Alejandro Murat en un evento del Infonavit. (Cuartoscuro)

El funcionario del Infonavit recibió una llamada de su jefe: “Te vas porque en el proyecto del presidente no caben las sospechas”. Palabras más palabras menos así fue la despedida de Heliodoro Díaz de la coordinación de delegaciones de la zona sur del instituto de vivienda a las pocas horas de poner en su Facebook la foto de su hijo a bordo de un flamante Porsche de un millón de pesos. “Qué bien que Santa Claus te llevó mi regalo mijo. Cuídalo, eh”, alardeó Díaz antes de ser echado.

Hasta allí la historia parece plausible en un país que se precie democrático. El caso, sin embargo, nos pinta como la nación que somos. Ni Peña Nieto, ni Luis Videgaray, secretario de Hacienda, pasan la prueba de sospechas en tráfico de influencias: poseen casas de constructoras favorecidas en su paso por la gubernatura del Edomex y ahora la Presidencia.

No se mide con la misma vara. Hasta ahora se sostiene firme en Infonavit Alejandro Murat, el hombre que hizo aquella llamada a Díaz y cuya parte de riqueza acaba de ser desnudada por el Times al mostrar departamentos de los Murat de más de 68 millones de dólares en la torre Time Warner Center de Nueva York.

Además nada se ha informado de la investigación que supuestamente abrió en diciembre la Función Pública en contra de Díaz para saber de dónde sacó para el regalo navideño cuando apenas su salario era de menos de 100 mil pesos. En el escritorio de Virgilio Andrade, nuevo secretario de esa área, se acumulan los expedientes negros.

Lo que faltaba al PRD y a la dirigencia de Carlos Navarrete ya ocurrió. Con la renuncia de Ángel Aguirre pierden la maquinaría electoral que atesoraron a toda sangre. Otra catástrofe acecha a Los Chuchos ya sin el hombre que ha sobrevivido a todas las tempestades en Guerrero.

Aguirre no correspondió al manto protector de Los Chuchos, aún cuando sacrificaron, según las encuestas, a su mejor candidato al gobierno, Armando Ríos Piter, a quien exigieron negociar con él porque saben que sin Aguirre se derrumbaba su partido en las elecciones de junio si es que hay por la situación en el estado.

Después del DF, Guerrero era su bastión. Navarrete habló con voz melancólica. Su rostro le delataba no haber dormido. Los perredistas no lo niegan. Desde su sede voltean rabiosos a Los Pinos por lo que parece una jugada maquiavélica:

1.- Detienen a su hermano y a una banda de cuello blanco, que al parecer saqueó las finanzas públicas.

2.- Alguien le lee su propio expediente al exgobernador. Le hacen manita de puerco si no cede.

3.- Es obligado a renunciar al PRD para operar en las elecciones en favor del candidato opuesto.

–Nosotros no le solicitamos la renuncia, no lo informó antes –dijo Carlos Navarrete sin esa vitalidad que suele imprimir en sus palabras.

–¿Antes de la carta se comunicó con Aguirre?

–Sólo decir que en política no hay sorpresas, sino sorprendidos.

Pocas veces se le había visto así. Los vientos soplan fuerte en el partido que fundó el ingeniero Cárdenas.

10 SEGUNDOS… Parece que el PRI dará un golpe de timón en su estrategia en Nuevo León. Su candidata Álvarez ya no tendrá opositora. Cantú ha dado la sorpresa y tiene el visto de Madero, jefe del PAN. Ricardo Mejía Berdeja, diputado de MC, dice no ser ningún traficante de información. Asegura que la consejera Fabiola presiona en el INE para acusarlo de robarse el padrón y venderlo.

Twitter: @alexsanchezmx

También te puede interesar:
¿Oaxaca para Videgaray?
Murat se acerca a Gobernación, y el misterioso caso de Colima
La mano de Slim