Opinión

Se medita a domicilio

Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gil recibió un mensaje del periodista Raúl Trejo Delarbre. En él y mediante magias extraordinarias del ciberespacio aparecía un artículo de César G. Madruga publicado en La Crónica de Hoy; este es el título de la pieza periodística: “Los diputados aprendemos a meditar”. Con la novedad de que los diputados de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal realizaron un foro de salud emocional. Este importante acto consistió en la exposición de la técnica conocida como Mindfulness en la cual estuvieron presentes destacados científicos mexicanos. Los poderes del Mindfulness han desarrollado las conciencias a través de técnicas de meditación. Gamés se sintió excluido del acontecimiento: diputados egoístas, inviten, con la falta que le hace a Gilga una mente plena; están viendo y no ven los andrajos conceptuales que viste el pobre Gamés.

Cuenta el diputado Madruga (Dios lo ayuda) que Richard Davidson mostró que la práctica del Mindfulness activa el área prefrontal izquierda del cerebro, “donde se encuentran las emociones positivas como la compasión, el amor, cercanía a los demás”. Con la novedad de que Mindfulness produce un estado hipometabólico de predominio parasimpático. Esto significa que aprendemos a generar la respuesta de relajación, que baja la frecuencia cardiaca, la presión arterial y la temperatura”. Aigoeeei. No sean malvados y mándenle a Liópez un especialista en Mindfulness. ¡Song unos tramposos, los del priang! Siempre es bueno saber que nuestros legisladores utilizan su tiempo como el Dios de las curules y las corolas lo mandan.

Todos tranquilos

El diputado Madruga (Dios lo ayuda) explica que la técnica del Mindfulness es lo contrario del estrés y que por eso muchos gobiernos lo utilizan para lograr la salud mental de las personas que sirven al gobierno: “Tal es el caso del Ejército norteamericano que para humanizarse en sus labores participa de esta técnica”. Gil dio una machincuepa doble: ¿el Ejército norteamericano? Va usted a perdonar, diputado Madruga (Dios lo ayuda), pero ahora sí que usted se la ha prolongado hasta Alaska. Si hubiera usted escrito que los legisladores finlandeses o los suecos se relajan con esa técnica, Gilga hubiera comprado el paquete, pero el Ejército gringo, Dios de bondad.

Por cierto, los finlandeses requieren de lo contrario a la meditación, les urge una emoción, algo que les demuestre que no han vivido congelados los últimos trescientos años. Hace poco, en el Congreso finlandés, un legislador subió a la tribuna y dijo: siento algo muy raro, al parecer en algunas partes del mundo, a esto que siento se le llama emoción. La ovación aún se escucha en Helsinki.

No nos desviemos y volvamos con el diputado Madruga (Dios lo ayuda). Gamés siente el área prefrontal izquierda del cerebro un poco excitada y no sabe a qué atribuirlo, si a la discusión energética, a la discusión de telecomunicaciones, a la discusión educativa, a la discusión fiscal, hay tantas discusiones que uno ya no sabe y, entonces, el área prefrontal se excita. Pregúntenle a Gamboa, a Zambrano, a Ortega, a Preciado, a Barbosa y todos ellos pedirán a gritos la presencia de Davidson, o como se llame, maestro en Mindfulness.

Meditación en casa y masa

Cuenta Madruga (Dios lo ayuda) que los diputados de la Asamblea Legislativa tuvieron la oportunidad de escuchar un mensaje de paz transmitido (así se dice) por uno de los líderes más connotados del Mindfulness y después del mensaje todos los legisladores, en compacto grupo, meditaron durante tres minutos. Se dice que algunos aún siguen en trance (así se le llama ahora al sueño profundo). Oigan esto: “Los diputados tomamos decisiones que afectan a millones de seres humanos, si estas decisiones son tomadas en un estado de estrés, de odio, de rencor o cualquier otro sentimiento mezquino, el producto que recibirá la población será precisamente una propagación de esos sentimientos”.

La Asamblea Legislativa dormida en Pleno durante tres minutos en un acto de meditación masiva. Caracho, qué espectáculo extraordinario. ¿Hay video, fotos, algo para conservar? El diputado Madruga (Dios lo ayuda) le simpatiza demasiado a Gamés, siente por él ternura y cariño del bueno. Gil imagina al expresidente Bush dando una orden completamente relajado, sin odio, sin rencor: bombardeen Irak esta noche.

La máxima de Oscar Wilde espetó dentro del ático de las frases célebres: “Estar alerta, he ahí la vida; yacer en la tranquilidad, he ahí la muerte”.

Gil s’en va.