Opinión

“Se los dije”, reclama la suegra

Jorge Luis Preciado se justifica con los dichos de la suegra, “se los dije”. Insiste, como lo planteó curiosamente Gustavo Madero y luego Cecilia Romero, en que no pasaría ninguna iniciativa antes que la reforma político-electoral.

Pero la parálisis legislativa es huérfana, nadie quiere asumir la paternidad del atorón en el que los partidos metieron al Congreso.

Todos se echan la culpa. A Javier Lozano, el primer corderista del país, le tocó pamba loca, acciones mejor conocidas hoy como bullying que le aplicaron sus propios correligionarios. Pero luego para suavizar las cosas lo apapacharon. El caso es que la reforma de telcos ya no salió en este periodo ordinario.

En realidad a pocos o a nadie sorprende, pero el caso es que las expectativas en los próximos días son dialécticas. Si hay acuerdos no habrá periodo extra y si no, pues sí.

Pero hay quien dice que en la hora de las definiciones, para decirlo de una manera menos arcaica, hay quien está cotizando mejor su participación. Eso dicen.

Y como ya no hay Pacto por México pues todos andan por la libre. En el caso de los perredistas, los coordinadores del Senado y de San Lázaro, cantan en diferentes ritmos.

Y los priistas, bien gracias. Sólo ven pasar las bolas de humo y una que otra nudillera. Y todavía no cachan una.

Real politik

La próxima semana podría enviar el jefe del Ejecutivo la iniciativa de reformas secundarias en materia energética.

Aunque no descarte que si ve el panorama tan revuelto como el que hoy existe, en una de esas mejor se las guarda unas semanitas para no meter más ruido.

Ahora que el proceso panista por la dirigencia nacional lo contaminó todo, algunos piensan que lo mejor es esperar a que pasen las elecciones del 18 de mayo.

Entonces la reforma energética podría irse a tiempos extras en junio, dijo airado un ilustre senador hidalguense integrante del paste power.