Opinión

Se la emboruca

1
 

 

Carmen Salinas. (Cuartoscuro)

Sostienen los más sesudos analistas políticos que la definición más exacta de una candidatura plurinominal es ésta: uca, uca, el que se la encuentra se la emboruca. Al paso que vamos, Gil podría dar la sorpresa y obtener una candidatura pluri. El partido no importa, da igual. Si nadie da importancia al partido político que ofrece la postulación, Gamés no encuentra razón de fuerza mayor ni menor para buscar la bondad ideológica de un principio. Una candidatura le daría a Gamés para emparafinarse (grandísimo verbo: emparafinar) dos o tres veces a la semana. Si La Corcholata Carmen Salinas puede ser una pluri del PRI, Gilga no encuentra impedimento alguno para representar al pueblo.

Fiesta
La fiesta de las candidaturas termina y ha dejado a Gamés exhausto, como si él personalmente fuera el padre de los candidatos (Dios lo libre al pobre Gamés). El fiestón que retrata la vida política mexicana. Morena se quitó de problemas, rifó unas candidaturas y se reservó otras para que Liópez dijera dónde, cuándo, cómo y con quién. Liópez se dio el lujo de afirmar que se trataba de un procedimiento novedoso que expulsaba de su interior a la corrupción.

Por su parte, los diputados priistas que llegarán a San Lázaro sin el voto ciudadano rompieron la piñata en la que hasta la mamá de Cuauhtémoc Gutiérrez, Guillermina de la Torre, alcanzó una postulación. Fuentes cercanas a Gil y documentos que obran en su poder (los documentos que obran, suena bien) revelan que Guillermo el Grande le dice a su madre: mamá, soy Cuauhtémoc, no haré travesuras, y un cielo impasible despliega basura. En fon. César Camacho, dirigente nacional del PRI, va a emborucársela y será, según se dice, jefe de la bancada de su partido. El líder del sindicato del Metro, Fernando Espino, pretende emborucarse una pluri. Fuentes demasiado cercanas a Gamés y ciertos documentos que Gilga no está en condiciones de revelar afirman que a ese señor... en fon, donde las dan las toman (no empiecen).

Gil lo leyó en su periódico EL FINANCIERO en una nota de Héctor Gutiérrez: usurpación de funciones para obtener beneficios económicos, enriquecimiento inexplicable, lavado de dinero y defraudación fiscal son algunas de las denuncias que pesan sobre los candidatos plurinominales del PRD. Carlos Navarrete, dirigente del partido, se comprometió a que no pasarían las candidaturas que representaran un riesgo de desprestigio. ¿Más desprestigio? Eso sí sería un cañonazo. Gilga no sabe quién es Ivanova Pool Pech, aunque tiene un gran nombre, pero dicen los que saben que ha hecho un potosí en cargos públicos.

En una concentración ocurrida en Guerrero, David Jiménez Rumbo, candidato plurinominal, dijo que “el PRD no lucha por lesbianas, homosexuales y abortistas, porque esos no son principios de izquierda”. Qué bonito pluri: denle dos pluris, se las merece. Anden, dos pluris para Rumbo.

Suerte, amigos
Puestas así las cosas, Gil les desea a los pluris éxito rotundo. El prestigio los llevará muy lejos, ni lo duden. Mju. Ahora mal: cuando empiecen a rebotar en el muro de la vida legislativa una cantidad de barbaridades, desatinos, galimatías, dichos y desdichos, alguien tendrá que recordar quién los propuso. Un ejemplo: Carmen Salinas. ¿La imaginan ofreciendo una alocución? No. Correcto, entonces ¿por qué rayos la proponen para una candidatura plurinominal? De verdad, no manchen. La señora se cae de tonta y ustedes la llevan a una curul. El corazón simple de Gil pregunta al viento: ¿están ustedes seguros de que así debe constituirse una vida legislativa? ¿Con tontos, locos, pillos, sonsos, usurpadores, incautos? En buena medida, de ese tamaño será nuestra legislación. Tamos fritos.

Gil oyó esto en una taberna: “Cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen pierden el respeto”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
Letras sofreídas
La madeja de Meyer
Si nos dejan