Opinión

“Sé gobernar, no
necesito asesores”

1
  

   

Graco Ramírez dijo que los pilares de su gobierno son la seguridad y la educación. (Archivo/ Cuartoscuro)

El senador Fidel Demedicis reta a la dirigencia nacional de su partido, el PRD, a darse una vuelta por Morelos, ¡¡pero sin escolta!! y de esa forma, asegura, se van a dar cuenta de que no pueden seguir apoyando al gobernador Graco Ramírez.

En la entidad, afirma, sólo se denuncia en promedio uno de cada diez delitos, que de ser cierto, significa una situación verdaderamente grave para esta entidad, que pasó de ser la ciudad de la eterna primavera a la tierra de secuestros y homicidios.

De acuerdo con la estadística del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Morelos está en el top cinco de incidencia delictiva. En el delito de extorsión ocupa el tercer lugar a nivel nacional por cada cien mil habitantes.

Está en cuarto lugar en homicidio doloso, secuestro y robo de vehículo con violencia y en quinto lugar en robo de vehículo sin violencia.

Y eso que en su toma de protesta como gobernador Graco Ramírez afirmó que la seguridad es una prioridad de la 'nueva visión' del gobierno y se comprometió a bajar la incidencia delictiva en 18 meses.

Han pasado tres años y tres meses desde entonces y el gobernador de Morelos, de acuerdo con el senador Demedicis, considera que su gobierno va viento en popa.

Explica que intentó hablar con él en dos ocasiones, pero que en pocas palabras le dijo “sé gobernar, no necesito asesores”, y por ello Demedicis asegura que se mantendrá como un crítico del actual gobierno, sin importar lo que diga la dirigencia nacional de su partido.

Las quejas del senador perredista abarcan todos los ámbitos de gobierno: la seguridad, la salud, los familiares en cargos públicos y la economía.

Los ejemplos de este mal gobierno son demasiados, asegura, y enumera algunos como la compra de medicamentos con un sobreprecio de 90 por ciento, situación que ha dejado sin abasto a los hospitales de la entidad.

El senador pone nombres y apellidos a quienes le hacen el trabajo sucio al gobernador: el hijo de su esposa, Rodrigo Gayosso, actual dirigente estatal del PRD, y el diputado federal Héctor Javier García Chávez, El Gato. Además, recuerda que Graco Ramírez acusa a todos sus opositores de estar con la delincuencia organizada.

Así las cosas, al gobernador le quedan tres años, ya sea para continuar con el tormento de los morelenses o bien para intentar enmendar el camino.

GUERRA SUCIA Y CAMPAÑA DE CONTRASTE
La elección de Colima dejó importantes aprendizajes a tirios y troyanos. Para los perredistas la lección es clara: sin alianzas, las posibilidades de ganar de la oposición son mínimas, y en esa entidad está la muestra, ya que el PAN tuvo 39.53 por ciento de los votos y el PRI 33.33 por ciento.

Ignacio Peralta logró el triunfo al llegar al 42.23 con la alianza PRI-PVEM-PT-Panal.

Para los panistas, porque deben hacer una mejor elección de sus candidatos y cuidar que representen sus valores.

Y los priistas aprendieron que la guerra sucia y la campaña de contraste les permitieron pasar de nueve puntos abajo en noviembre pasado a un triunfo con 3.7 por ciento.

Aseguran que en el triunfo de Peralta fue determinante la grabación telefónica de Preciado con su pareja sentimental, en la que se presume le pide que aborte.

Además en el tricolor les quedó claro que más vale tener un Congreso de oposición y ser minoría en las presidencias municipales, a tener a un gobernador del mismo partido que, en lugar de apoyar, terminó siendo el factor para que la elección se anulara.

Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar: 
El inicio de la debacle