Opinión

Se equivoca el sistema educativo nacional con talentos emprendedores

 
1
 

 

Laptop en escritorio

La era digital y la economía globalizada exigen hoy valores, y habilidades que posiblemente no estemos desarrollando en nuestro sistema educativo formal.

Y en este sentido podemos decir que nuestro sistema educativo escolarizado se equivoca con el talento de los jóvenes mexicanos.

Como es el caso de Montserrat Rodríguez, joven mexicana de menos de 20 años, estudiante del CETIS número 5 ubicado en el Valle de México.

Montserrat inició desde los cinco años con actividades emprendedoras. Vendía entonces dulces y su “utilidad” la entregaba a su madre porque la familia no tenía ingresos para cubrir sus necesidades básicas. Montse Tenía una hermana con hidrocefalia cuyas necesidades de atención desgastaron financieramente a su familia.

Inteligente, estudiosa y dedicada, fue aceptada por un Centro de Estudios Tecnológicos Industrial y de Servicios en donde obtuvo calificaciones muy destacadas.

En 2014 la escuela le reconoció un triunfo en un concurso de física, matemáticas y biología. A mediados del año pasado a instancias de una iniciativa entre la multinacional Gallup, Fundación Pro-Empleo, aplicó a una evaluación de capacidades emprendedoras y entre tres mil 250 estudiantes de su plantel, terminó como la alumna más sobresalientes en esas habilidades.

A principios de 2015, a instancias de un patrocinio de la Secretaría de Desarrollo Económico del Distrito Federal, se fue con otros cuatro estudiantes de otras instituciones públicas a Washington para tener un contacto directo con el CEO de Gallup, Jim Cliftton, quien preguntó a esos cinco jóvenes mexicanos cuál era su proyecto empresarial en mente. De los cinco estudiantes que realizaron ese viaje, tres fueron jóvenes mujeres y dos muchachos.

Para Montserrat su idea emprendedora es crear un centro de rehabilitación para personas con discapacidad. Dice ella que en México existen casi cuatro millones 500 mil mexicanos con algún tipo de discapacidad que pueden ser aprovechados productivamente.

Con una adecuada capacitación, estos mexicanos pueden ser reinsertados en la vida productiva con muchas garantías de poder desarrollar con eficiencia determinadas tareas.

A sus casi 19 años de edad esta muchacha, gracias al DIF de Morelos, está corriendo una experiencia con un joven con problemas espásticos a quien se está preparando para desarrollar tareas vinculadas con sistemas computacionales.

Montserrat, además de ser brillante en física, matemáticas y biología, está certificada en diseño industrial web y en las labores de la informática.

Con esa idea de crear un centro sustentable para atención y reinsersión laboral de “discapacitados”, Montserrat aplicó un examen de admisión en la UNAM dentro de la carrera de Trabajo Social de donde fue rechazada.

Una joven con tales niveles de habilidades académicas y emprendedoras, ganadora de premios en una escuela pública de la talla de un CETIS, no debiera ser rechazada de la UNAM. Por la sola validación de resultados ganadores en un certamen de su centro de estudio, debiera tener un pase automático a un centro educativo universitario. Pero no.

Montserrat recibió un golpe tremendo del que recién intenta recuperarse.

Con motivo de ser promovida como una de las cinco estudiantes más destacadas en instituciones públicas de nivel medio en la capital del país, fue a Washington en donde se perdió en las inmediaciones del Pentágono de donde salió gracias a su capacidad para hacerse entender a señas. De ahí le quedó claro que debe de dominar el estudio del inglés, reto para el cual, por supuesto, su familia no tiene recursos para costearle.

Universo Pyme se enteró del asunto y en algunos pocos renglones planteó el caso en la pasada columna publicada en la edición impresa de este diario, casa de trabajo del columnista desde hace poco más de siete años.

Para nuestra sorpresa varias personas acudieron al llamado de soportarle con alguna beca sus estudios del idioma inglés.

Josefina Mena Abraham, empresaria ecologista, fue una de ellas. Otra institución que preguntó qué podía hacer por Montserrat fue la Canaco de la ciudad de México. Ricardo Navarro, a horas de entregar la presidencia de la cámara pidió que se atendiera el caso en complemento de lo que pueda hacer una tercera persona interesada en apoyar a la muchacha.

La tercera persona interesada fue Josefina Vázquez Mota, excandidata a la presidencia de México con quien tuvimos la oportunidad de platicar telefónicamente a pesar de que ella se encontraba en Estados Unidos.

Josefina Vázquez Mota no sólo habló con el colaborador de EL FINANCIERO sino también con Montserrat y con su mamá, Mirna Enríquez Canales.

Las voluntades tendrán su curso y espero que todas contribuyan de alguna manera con el auxilio a una joven talentosa de una familia de muy escasos recursos para atender las necesidades educativas de la muchacha.

El ejemplo ennoblece a quien leyó la petición y tuvo confianza de creer y sumarse a una pequeña causa noble que requiere de voluntades para que una joven talentosa no se pierda ante los primeros trancazos que le da la vida en México.

Mientras tanto parece claro que algo tendremos que hacer con el sistema educativo mexicano que cambia los paradigmas pero no establece aún las líneas de congruencia que sean capaces de encaminar a los jóvenes talentosos en labores de emprendimiento e innovación para que no sean frustrados muchachos incapaces de seguir sus logros en la superación de sus necesidades de formación académicas.

Se equivoca el sistema educativo nacional aunque por fortuna se expresan voluntades privadas al rescate de casos como el que hemos relatado. En el camino, cientos o miles de casos que no conocemos se perderán en el océano de negativas de las escuelas públicas nacionales.

Gracias a los que leen y acuden. Nosotros cumplimos lo que pudimos hacer.

Correo: direccion@universopyme.com.mx

Twitter: @ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
Un dulce sin norma oficial mexicana
Pyme obtiene energía del “carajo de mar”
Pyme revoluciona mercadotecnia y publicidad de grandes supermercados