Opinión

¿Se desgastarán en el intento?

   
1
   

  

Arely Gómez, titular de la PGR. (Quadratin)

Después de llevar los principales asuntos jurídicos del PRI y del actual gobierno, Raúl Cervantes fue nombrado subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales de la PGR, en lo que el Senado lo ratifica en el cargo de procurador.

Mientras que Arely Gómez, quien estuvo al frente de la PGR desde el 3 de marzo de 2015, será titular de la Secretaría de la Función Pública.

Ambos nombramientos requieren de la aprobación del Senado, para lo cual no habrá mayor problema, ya que los dos ocuparon un escaño desde la anterior Legislatura.

Si bien es cierto que cuentan con el apoyo de los priistas y la oposición, los nombramientos se dan un poco adelantados, ya que la designación del Fiscal General de la República será hasta 2018 y el desgate en esta dependencia puede ser muy fuerte.

También la Secretaría de la Función Pública, que ocupará Arely Gómez, dependerá del Sistema Nacional Anticorrupción y por lo tanto de la supervisión del Comité Ciudadano.

Tanto Arely Gómez, como Raúl Cervantes, tendrán un gran reto si buscan formar parte de las nuevas dependencias para estos dos rubros.

Raúl Cervantes tiene una amplia experiencia en el ámbito jurídico y de su partido; hay que recordar que era el responsable de esta área del PRI cuando Elba Esther Gordillo fue expulsada.

Quien ha sido diputado en dos ocasiones fue el principal abogado en ese proceso, en el que demostraron que la entonces secretaria general atentó contra la unidad y cohesión del tricolor, además de haber creado a Nueva Alianza y apoyar a candidatos de otros institutos políticos.

Supero las expectativas

Antes de que Javier Duarte fuera el candidato a gobernador del PRI, en varias ocasiones se le mencionó al entonces mandatario de Veracruz, Fidel Herrera, que sería un grave error designarlo.

Inclusive se le señaló que sería mayor que el cometido por Natividad González Parás al proponer a Rodrigo Medina. A poco más de seis años de esto, es claro que lo sucedido ya se veía venir, pero hay que aceptar que la realidad superó por mucho a la imaginación.

Como se esperaba la Comisión Nacional de Justicia Partidaria expulsó al gobernador con licencia del PRI, Javier Duarte, y muchos militantes se preguntan si este escándalo favorecerá a su partido en las próximas elecciones o lo catapultará a la derrota, porque la ciudadanía ya tiene la percepción de que los tricolores son corruptos y su propia dirigencia lo ha dejado claro.

Aunque otros aseguran que ha sido una excelente estrategia para tapar los malos gobiernos de otras entidades como Tamaulipas, con Eugenio Hernández y Tomás Yarrington; Chihuahua, con César Duarte, o Coahuila, con los Moreira, donde el próximo año habrá elecciones.

A pesar de que hay denuncias contra otros priistas connotados, como Rodrigo Medina, será difícil que el presidente de ese partido continúe con más procesos de expulsión, ya que las críticas de algunos militantes han llegado hasta su escritorio, como la carta del exgobernador Ulises Ruiz.

Lo real es que mientras en el PRI ya concluyeron el proceso y expulsaron al primer gobernador en toda su historia, en el PAN la comisión encabezada por Luis Felipe Bravo Mena sigue sin lograrlo.

PGR no informó

Mientras el PAN busca adelantar los tiempos para juzgar al exgobernador de Sonora, Guillermo Padrés, hasta la fecha la Procuraduría General de la República no ha informado que tenga orden de aprehensión en su contra. El que lo dijo fue Carlos Loret de Mola.



Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
Asamblea del PRI... en 2017
Casi imposible, alianza en el Edomex
Fragmentación e ingobernabilidad