Opinión

Se aprueba reforma política más importante para el DF

1
    

     

Diputados

Desde 1997, cuando ocurre la alternancia política en el DF, se empezó a plantear la necesidad de que la ciudad capital asumiera todas las facultades constitutivas de un estado de la República. Con el paso de los años se avanzó incluso en el diseño de una constitución propia, sin embargo no se concretó por carecer de los acuerdos políticos básicos entre todas los partidos políticos representados en el Poder Legislativo que pudieran darle viabilidad al proyecto.

Ahora en el Congreso de la Unión se concreta la reforma política para el Distrito Federal tan largamente anhelada, particularmente para el PRD.

Uno de los retos que enfrentó la reforma en cuanto a su contenido fue precisamente la convivencia entre la naturaleza de la Ciudad de México, por un lado, como entidad federativa, y por otro, como sede de los poderes de la Unión y capital de la República. En este sentido, ahora con la reforma se mantuvo en esa condición y además se le reconoce la autonomía de la ciudad sobre su régimen anterior y organización política administrativa, precisando que adoptará la forma de gobierno republicana, representativa, democrática y laica.

Estamos hablando de la reforma política más importante para la Ciudad de México, donde se modifican 54 artículos de la Carta Magna.

El diputado Daniel Ordoñez Hernández, del PRD y presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, precisó que la reforma incorpora nuevos derechos, facultades, prerrogativas y obligaciones para el DF, así como las delegaciones políticas se transforman en alcaldías que tendrán Concejales que representen a las distintas fuerzas políticas y con ello se establecen los necesarios contrapesos para democratizar a las demarcaciones y acabar así con los abusos de los delegados. Los Concejales serán los encargados de aprobar y vigilar el presupuesto. La actual Asamblea Legislativa del DF (ALDF) se convierte en Congreso local en la Ciudad de México y tendrá su propia Constitución.

Los nuevos diputados locales se elegirán el primer domingo de junio del 2016 para entrar en funciones el 15 de septiembre de ese mismo año y ellos serán los encargados de elaborar la Constitución de la Ciudad de México, que deberá entrar en vigor el 31 de enero del 2017.

La Asamblea Constituyente de la Ciudad de México quedará conformada por 100 diputados de los cuales 60 serán elegidos por la ciudadanía y los 40 restantes serán designados de la siguiente manera: 14 legisladores por cada Cámara del Congreso de la Unión, seis por el Presidente de la República, y seis por el Jefe de Gobierno del Distrito Federal. Este órgano colegiado, cuyos integrantes durarán en su encargo tres años y podrán ser reelectos hasta por cuatro periodos consecutivos.

Respecto al poder Ejecutivo local, seguirá siendo ejercido por el Jefe de Gobierno y podrá nombrar y remover libremente al secretario de Seguridad Pública y proponer a la Legislatura local las cuotas y tarifas aplicables a impuestos, derechos, contribuciones de mejoras y las tablas unitarias de suelo y construcciones que sirvan de base para el cobro de contribuciones sobre la propiedad.

Se prohíbe que quien haya sido Jefe de Gobierno pueda ocupar el cargo otra vez, ni siquiera como interino, provisional, sustituto o encargado de despacho.

Igual de relevante es el apartado que señala que el gobierno de la Ciudad de México deberá garantizar todo el tiempo las condiciones necesarias para que los poderes federales ejerzan sus facultades constitucionales.

Así, la historia de este trascendental paso para la capital del país entró en una nueva etapa gracias al PRI, PAN, PRD, PVEM
y Nueva Alianza.

Quien se opuso a que los habitantes de la ciudad tengan más derechos y mejores condiciones de vida fue inexplicablemente Morena, quien ha tomado como bandera el apoyo a los capitalinos y ahora actuó de manera contraria.

También te puede interesar:

Sin privatizar, se aprueba un nuevo PENSIONISSSTE

Viene lo mejor del sexenio de EPN

En entredicho la alianza PRI-PVEM