Opinión

Se aproxima el fin de Nicolás Maduro

La agitación social que registra Venezuela desde el pasado mes de febrero y que ha causado decenas de muertos y centenas de heridos víctimas de la represión brutal del gobierno de Nicolás Maduro (NM) para mantenerse en el poder, pone en entredicho la sobrevivencia del Socialismo Bolivariano instaurado por el presidente Hugo Chávez en 1999. NM, por la cercanía que tuvo con Chávez, ha llegado al poder “rodeado de una corte de élite millonaria formada por familiares y amigos que se han apoderado de la riqueza de Venezuela”. A pesar dela evolución de los acontecimientos, adversos a NM, éste se niega a reconocer que ya no tiene la sartén por la mano y que se encuentra en el ocaso de su presidencia.

El despilfarro durante tres lustros de los ingresos derivados de la exportación petrolera, que tan solo entre el 2007 y el 2012 representaron el 96.0 por ciento del total de las divisas de las ventas externas de Venezuela, junto al cansancio de la población de vivir en un entorno de demagogia, corrupción, control militar, ausencia de libertad de expresión, y ahora, el evidente apoyo de EUA a la oposición, están provocando que NM y sus secuaces se enfilen a un inevitable precipicio. Cabe destacar que Hugo Chávez, quien designó a NM como su sucesor, fue electo democráticamente, empero, que en su gestión se mostró como un lunático y empedernido dictador que prometió a los venezolanos el paraíso a través de sus políticas populistas que pudo instrumentar gracias al sustancial incremento de los petroprecios en una buena parte de su gobierno: ciertamente, cuando ascendió al poder el precio del barril de petróleo rondaba 14 dólares y en el 2013 había rebasado 100 dólares.

Hugo Chávez consideró que al tener Venezuela las mayores reservas petroleras del mundo, 316 mil millones de barriles (75.0 por ciento del denominado crudo pesado) por arriba de Canadá (178 mil millones) e Irak (137 mil millones), podría permanecer en el poder sin fecha de término. Hugo Chávez estableció múltiples subsidios internos, algunos en extremo absurdos como el aplicado a la gasolina; en Venezuela por menos de medio dólar se puede llenar el tanque de un automóvil. Los subsidios se extendieron a países “aliados” como Cuba, Nicaragua y Ecuador, entre otros, incluso se menciona que Hugo Chávez apoyó financieramente a Andrés Manuel López Obrador para instrumentar su modelo democrático; al parecer la ayuda de Venezuela a López Obrador se redujo o se suspendió, y este último, por ese motivo, y por sus problemas cardíacos, está bastante silencioso.

El futuro de Venezuela se contempla incierto, no sólo por el caos político y económico que vive, también porque su principal comprador de crudo, EUA, será autosuficiente en este renglón en ocho años, por el rápido aumento de su producción de energéticos a través del sistema de lutita bitumirosa y otras fuentes alternativas de combustibles; entonces ¿a quién le venderá Venezuela su petróleo? Venezuela exportaba 794 mil barriles diarios de petróleo a EUA en 1988, monto que llegó a 1.7 millones en 1999, empero, que el pasado año bajó a 753 mil, cantidad menor a la que le exportó hace 25 años; por lo demás, por la creciente ineficiencia de la empresa paraestatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), la producción petrolera total ha declinado significativamente. En 1998 producía 3.3 millones de barriles diarios y exportaba 2.7 millones; hoy día la producción total suma 2.4 millones, destinando menos de una tercera parte al mercado de EUA.

“Su política populista de vender barato el petróleo para el consumo interno y de apoyo a los países aliados del Caribe que pagan con descuentos y plazos muy amplios, la industria petrolera de Venezuela ha entrado en una grave crisis, lejos de obtener ingresos, como en el caso de Cuba que paga simbólicamente enviando personal médico, educativo y policial, PDVSA ha recurrido a préstamos para poder seguir funcionando”. Por otra parte, la paraestatal se ha alejado de sus verdaderos fines productivos, ya que también construye casas, compra comida y cría cerdos. NM ha completado la tarea de Hugo Chávez de destruir el soporte de la economía de Venezuela.

La farsa democrática de NM y sus cómplices cada vez más es percibida por los venezolanos como un insulto a la inteligencia. El baño de sangre que ha provocado NM ha creado terror entre la ciudadanía. “Mucha gente vive atrincherada en sus casas por miedo a ser asesinada por las milicias del Estado”. Cada día aumentan los llamados de auxilio de los venezolanos a la comunidad internacional para que intervenga en Venezuela con contundencia a través de la acción diplomática. Se precisa que el gobierno de NM rompa los lazos que lo unen con países promotores del terrorismo, como Irán, y que por medio de Venezuela contaminen a otras naciones de América Latina.