Opinión

Se acabó la cortesía

El objetivo es ganar nueve gubernaturas, la Cámara de Diputados, pero lo más importante, clave, son los 17 congresos locales que estarán en disputa.

La prueba más clara de que terminaron la cortesía y los buenos modales fue la cancelación, de última hora, de la audiencia programada para el pasado 11 de septiembre entre el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y el gobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías, y la plana mayor del Partido Acción Nacional, encabezada por su presidente, Gustavo Madero.

Fue el propio Padrés Elías quien comenzó las hostilidades con el gobierno federal cuando expulsó del Consejo Estatal de Protección Civil a los delegados federales de Conagua, Sagarpa y Profepa por, según él, actuar de manera irresponsable y con objetivos político-electorales durante la crisis del derrame de tóxicos en el río Sonora. Eso ocurrió el 9 de septiembre y dos días después Osorio Chong le canceló la reunión en Bucareli.

La Secretaría de Gobernación informó que dicha reunión no se llevaría a cabo “hasta en tanto no existan las condiciones necesarias para un diálogo respetuoso y constructivo”. Si bien en días pasados se había acordado una reunión, hoy estamos en una circunstancia diferente.

Dicho en buen español, Si Padrés quiere reunirse con el secretario de Gobernación para hablar de un problema ambiental en su estado, trasladado al terreno político, primero tendría que bajarle de... volumen.

Padrés le bajó de... volumen en cuanto le reviró la Comisión Nacional del Agua. Apenas pasaron unas horas para que el director de Conagua, David Korenfeld, anunciara en conferencia de prensa que investiga si la presa detectada dentro del rancho propiedad del gobernador sonorense cuenta con los permisos de construcción y las concesiones que exige la Ley Nacional de Aguas.

Entrevisté a Guillermo Padrés Elías en mi programa de Noticias MVS.
Admitió que la presa existe en los terrenos de su propiedad, pero no aseguró tener todos los documentos en regla. Precisamente el agua, su posesión y uso ha sido el ‘talón de Aquiles’ del gobierno de Padrés. Su gobierno construyó el Acueducto Independencia justo sobre el límite de la ley, para usar agua propiedad de la tribu yaqui para llevarla a Hermosillo, la capital sonorense. Eso le ha generado la más grande y prolongada protesta en lo que va de su gestión.

Precisamente Sonora es uno de los estados que el PRI considera como ‘recuperables’ en las elecciones del próximo año. Recordemos que en la elección anterior el PRI perdió casi en automático la gubernatura de Sonora luego de la tragedia de la Guardería ABC.

Así de claro lo tienen también los panistas, por eso han cerrado filas con Padrés. El jueves, los senadores del PAN se reunieron en privado y durante horas con Padrés. Además, junto con senadores perredistas, solicitaron una consulta –ahora que todos quieren su consulta– para bajar a la mitad el sueldo del presidente de la República. Eso se leyó como una venganza a la consulta propuesta por el PRI para reducir el número de senadores y diputados plurinominales. De hecho, varios de los impulsores de la consulta contra el salario del presidente son plurinominales.

Por eso mismo, el propio gobernador poblano Rafael Moreno Valle se deslindó de la actitud belicosa de su partido hacia el presidente. Moreno Valle se aseguró de que quedara claro que su relación con Enrique Peña Nieto es buena y no tiene nada que ver con sus compañeros de partido.

Twitter: @Cachoperiodista