Opinión

¿Se acabó el problema
de la escasez de agua?


Para mi abuela habían dos faltas imperdonables en aquella casa antigua de la colonia Roma: cuestionar la religión que en ese inmueble estaba representado con la figura de un San Judas Tadeo y, la segunda, dejar abierta la llave.

Ambas seguirán siendo faltas en ésa y muchas casas, pero un par de empresas desmoronan un mito vinculado al segundo caso: la supuesta futura falta de agua en México… y en el planeta.

Pregunto: ¿es congruente que en el futuro no habrá agua para beber en un planeta lleno de mar?

El océano no sólo se llena del derretimiento de glaciares, del agua de lluvia que le cae directamente, o de la que se desliza desde una montaña por medio de un río.

¿Quién impermeabiliza las montañas? Están llenas de grietas al igual que los valles entre ellas. ¿Quién aprovecha esa agua? Nadie. Ésta va al mar por medio de ríos subterráneos y es en las montañas en donde cae 80 por ciento de la lluvia.

Recuerde una gruta y entenderá que los cerros muchas veces son huecos.

Es un mundo aparte a donde no tiene acceso la gente. Esos ríos enormes chocan entre sí y bajan hasta profundidades comparables, digamos, con un 10K o una media maratón.

¿Qué pasaría si perforamos un pozo justo ahí en ese cruce? Que extraeríamos casi un millón de litros de agua por segundo en un desierto de Afganistán o unos 130 mil litros en California.

Ojalá esas conclusiones fueran mías. Vienen de Tegra, una empresa hermana de la que a usted le entra a la boca en forma de hot dog: Sigma, la productora de salchichas Fud. Ambas están en Alfa.

Alfa vende 15 mil millones de dólares al año --por si le sirve el dato es una cuarta parte de lo que vende América Móvil-- y su valor de mercado se duplicó en cuatro años. Hoy vale casi 20 mil millones de dólares.

¿Quién conduce el proyecto? Nelson Arizmendi, un ingeniero mexicano egresado del Politécnico que también contribuyó en la revolución energética que hoy tiene a Estados Unidos a poco tiempo de evitar compras de petróleo al Medio Oriente.

En lo que a mí respecta, seguiré cerrando la llave, entre otras razones, porque si Tegra resuelve el problema de la escasez de agua en las ciudades, no lo hará gratis. En lo absoluto.

1
EVIDENTE: ¡Arrancan, las nuevas cervezas!

Lugares emblemáticos. En Acapulco Diamante la bienvenida la dan espectaculares que promueven la marca Stella Artois, de reciente llegada con la compra de Modelo, por parte de la empresa belgobrasileña y estadounidense, AB Inbev. Lo mismo en el Hipódromo de las Américas, en el Distrito Federal, en cuyos restaurantes los meseros ofrecen aparentemente por obligación esta marca antes que cualquier otra.

Parteaguas