Opinión

Samsung y su futuro estratégico en México

 
1
 

 

Samsung. (Bloomberg)

La semana pasada el secretario de Salud, José Narro, sostuvo un encuentro clave con el presidente para México de Samsung, el coreano HS Jo, quien le detalló las iniciativas que esta firma impulsa en el terreno de la industria biofarmacéutica —una innovadora área de trabajo en la que Samsung propone ahora soluciones de salud.

Pero la visión de Samsung sobre su futuro en México es de muy amplio alcance, y no sólo la biofarmacéutica se halla en este escenario. HS Jo tiene también la mira puesta en lo que ocurrirá en tres o cinco años en otras de las industrias en las que participa la firma. Quiere ser, por ejemplo, el proveedor de preferencia del sector automotor para los sistemas que habilitarán el auto autónomo. ¿Qué implica eso?

Traer de Corea un área de negocio que estará específicamente dedicada a integrarse con las grandes armadoras en Guanajuato, Aguascalientes o Puebla.

Se aliará con ellos en el desarrollo de los sistemas para los coches sin conductor. Es una apuesta potencialmente gigante para México.

HS Jo es quizá uno de los empresarios más optimistas sobre México.

Su visión incluye un diagnóstico acucioso sobre los dos temas a resolver en el país: la inseguridad y la corrupción. No obstante, ese no es el foco de su atención, porque la firma ya identificó que la gran ventaja competitiva del país está en la manufactura. Samsung vive convencida de ello. De hecho, la firma tiene alrededor de ocho mil empleados en el país, contando sus plantas en Tijuana y Querétaro. En la primera se fabrican tabletas, pantallas y otros electrónicos. La segunda se enfoca en enseres. La empresa ya tiene un dominio notorio en el mercado de refrigeradores y pelea fuerte en el terreno de las lavadoras y secadoras.

En pantallas su poderío es incuestionable.

Será antes de la presentación de su siguiente teléfono inteligente Galaxy —en el primer semestre de 2017—, cuando Samsung desvele los resultados de la investigación sobre cuál fue el origen definitivo de la crisis del Galaxy Note 7, que causó un daño de magnitud considerable a la reputación de la empresa durante el año. No obstante, la corporación está convencida de que tanto la aclaración definitiva del caso, como el lanzamiento del nuevo aparato, mantendrán la fidelidad del consumidor en la marca.

Hay que mirar con atención la estrategia de Samsung en México. La corporación tiene 325 mil empleados en todo el planeta, e invierte más de 12 mil millones de dólares en investigación y desarrollo. Sus ventas alcanzan 177 mil millones de dólares. Pero no es ingenua. Esta empresa sabe que se avecina un momento global de incertidumbre. Así lo diagnosticó su poderoso Samsung Economic Research Institute. Sí: tiene su propio think tank.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
Citibanamex renovará su ‘sistema nervioso’ para 2018
Banxico sí teme por llegada de AMLO en 2018
Gracias, Agustín