Opinión

Samba helada

 
1
 

 

De Jefes.

Ellos venden helados, pero a un ritmo frenético. Tras la fuerte presencia que ha logrado en México, con más de 80 sucursales propias y un número importante de franquicias, además de su operación en Texas y Costa Rica, Helados Moyo ya alista su entrada a mercados como Brasil y Paraguay.

La empresa que dirige Fredric Moussali tiene claro que estos mercados son similares a México y ahí la penetración de su producto basado en yogur es muy baja. Tan sólo el llegar a un país con una población del doble de México, como Brasil, reviste un atractivo especial.

El consumo de helado de yogur se popularizó en México hace poco más de cuatro años, crece a un ritmo promedio de más 3.0 por ciento en volumen de ventas y al cierre de 2014 se valuó en 22 millones de dólares, según datos de Euromonitor.

Van algunos datos más sobre Moyo en México: la sucursal que más vende es la de Plaza Satélite, al norte del DF, con un promedio mensual de mil helados diarios, en tanto que Antara, en Polanco, desplaza unos 12 mil. Esperan que Brasil puedan crecer a buen ritmo, hasta de samba.

Terrenos del AICM para reimaginar la capital
Vaya polémica sobre la propiedad y el uso que se le puede dar a los terrenos que dejará el AICM, pero algunos expertos en competitividad consideran que esto representará la oportunidad de reimaginar la ciudad de México y atender los problemas de desigualdad social que hay en la capital del país.

El equipo de Juan Pardinas en el Imco encontró que mientras que en la zona del Ángel de la Independencia, allá en Paseo de la Reforma, hay 60 mil unidades económicas (negocios), en la del AICM operan unas 25 mil. Va otro ejemplo para dejar más claro lo que él quiere decir: en esa misma área del centro de la ciudad funcionan dos mil 100 hospitales y centros de salud, por sólo 250 que hay en los alrededores del aeropuerto. Él aconseja que las 710 hectáreas que dejará el AICM se enfoquen a un uso que permita reducir la desigualdad construyendo vivienda, áreas verdes e infraestructura carretera. ¿Usted qué piensa?

Chocolate sin azúcar
“Chocolates Turín, ricos de principio a fin”. Así decía la vocecita que los promovía en la radio hace unos 30 años. Por si le pasó de noche, le recordamos que esa marca mexicana que fabrica los conejos de chocolate presentes en cualquier mostrador de dulcería de cine, pronto formará parte del catálogo de Mars, la fabricante de M&M's.

Antier, la empresa estadounidense reveló el trato que en este medio le detallamos.

¿Por qué lo traemos a cuento? Porque en esa empresa se pronuncian por revisar cuánta azúcar añaden a sus productos. Sugieren que ese endulzante que pone usted a su café o su pan con nata se limite al 10 por ciento de la ingesta calórica diaria.

Lo más relevante es que esta empresa privada de Grant F. Reid, que no cotiza en el mercado y por tanto sólo se sujeta a la visión de una familia, es la única que advierte que el abuso en el azúcar no es bueno para la salud. Eso le valió críticas de refresqueros. Sí, de esa marca que usted imagina.

También te puede interesar:
¿Qué pasa al Tío Nacho?
El Arca ¿de la abundancia?
Internet punto ¿qué?