Sorpresita de EPN a diplomáticos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Sorpresita de EPN a diplomáticos

COMPARTIR

···

Sorpresita de EPN a diplomáticos

31/01/2018
1
   

   

Camarena
,

El gobierno que no tuvo empacho en darle a Josefina Vázquez Mota cientos de millones de pesos para sus aventuras en Estados Unidos (Leonardo Kourchenko cifra la cantidad en, agárrense, en mil 800 millones http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/josefina-chamaqueada.html), hoy traslada al bolsillo del personal diplomático los costos de un nuevo seguro de gastos médicos que, encima, les reduce beneficios.

Ha sido un rudo arranque de año para los diplomáticos de México en el mundo. La Secretaría de Relaciones Exteriores decidió contratar un nuevo seguro (de la compañía Allianz), como corresponde a lo que establece la norma (artículo 49 de la Ley del Servicio Exterior).

Esa decisión, pésimamente comunicada si se atiende la lluvia de correos electrónicos donde delegaciones consulares y embajadas manifiestan a sus jefes el desconcierto por las nuevas condiciones del seguro y la pésima atención de la compañía contratada, implica no sólo primas y coaseguros más altos (hay casos que pasarán de cero a 500 dólares), sino engorrosos trámites a la hora de que los beneficiarios llegan a los hospitales.

Es curioso que el Ejecutivo federal propine tan desagradable sorpresa al grupo de mexicanos al que la propia administración pide contar en el mundo las cosas buenas que se supone que aquí no se cuentan.

Estas modificaciones afectan particularmente al personal ubicado en Estados Unidos, que es al menos la mitad de nuestro cuerpo diplomático, y que uno habría pensado que, dados los embates antimexicanos de Trump, antes que escamotearle condiciones de trabajo deberían ser el personal más cuidado y reforzado, no por otra razón que el hecho de que en ellos depositamos la delicada tarea de asistir a nuestros paisanos.

Con un tono contrario al triunfalismo oficial que se divulga en México, la SRE ha comunicado a sus colaboradores que a pesar la “estimación de crecimiento económico menor” y en un entorno de “austeridad presupuestaria (…) se logró la contratación de un seguro de gastos médicos con los mismos beneficios” de la póliza que se tenía hasta 2017.

Pero recurriendo a eufemismos, en el mismo documento la SRE reconoce que “únicamente se ajusta la suma asegurada -que se reduce de tres millones de dólares a 1.5 millones- y las primas que deberán pagar por conceptos de deducibles, coaseguro, y copagos”. El cambio afecta particularmente en la Unión Americana.

En una especie de justificación, la Cancillería menciona (siempre según el documento al que se tuvo acceso) que en Estados Unidos “existía un uso excesivo de medicamentos y visitas por tener un copago bajo”, y que como “existía una red muy amplia en Estados Unidos y sin deducible”, el costo de la siniestralidad se incrementó sustancialmente.

Esa visión de la Cancillería ha sido respondida por testimonios de diplomáticos que de cuajo han tenido que suspender las terapias de lenguaje para sus hijos, u olvidarse de acudir al médico, pues la empresa que gestiona los pagos les ha pedido que todo ocurra por reembolso sin comprometerse, según correos a los que se tuvo acceso, a que esos depósitos ocurran con la debida prontitud.

Lejos de representar un gasto suntuoso, un adecuado seguro de gastos médicos es lo mínimo de lo que se debe dotar a los representantes de México en el mundo.

Si este gobierno no hubiera solapado costosas veleidades (Juntos Podemos) o los excesos descomunales de los Duartes, Borges, Sandoval…, quizá tendría algo de autoridad moral para pedir un esfuerzo de austeridad. Pero no. En el sexto año del Peñismo estamos ante la resaca, y el costo por la borrachera despilfarradora alcanza ahora a quienes encargamos la defensa y promoción internacionales de nuestros intereses. Y lo que falta.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:

Te vamos a pedir, de favor, Marco Antonio…*
2006, aquí vamos
El caso Chihuahua impacta a Oaxaca

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.