¿Solidaridad? Sí, pero mejor tenencia
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Solidaridad? Sí, pero mejor tenencia

COMPARTIR

···

¿Solidaridad? Sí, pero mejor tenencia

27/09/2017
1
   

    

Verificacion
,

El Estado de México, Puebla, Morelos y la capital padecieron catastróficos daños por el terremoto del 19 de septiembre pasado. El mapa de esa destrucción es el de cuatro entidades que cobran de manera desigual el Impuesto sobre Tenencia y Uso de Vehículos (ISTUV).

La reconstrucción en esos estados significará cuantiosos montos que, desde luego, no estaban programados en la hacienda pública.

Por más alentadoras que resultan, las expresiones de solidaridad de los mexicanos para aquellos que están en desgracia serán, por mucho, insuficientes. Así que aquí va una propuesta, que otros como Gerardo Esquivel ya han esbozado, pero documentada a partir de información gubernamental: paguemos tenencia en esos cuatro estados para contribuir a la reconstrucción.

El caso de la Ciudad de México nos ayuda a dimensionar la pertinencia de ese impuesto. Desde 2011, la CDMX dejó de recibir poco más de tres mil millones de pesos porque sus vecinos hicieron descuentos, parciales o totales, en el pago de la tenencia. Piensen en esos tres mil millones cuando lean que el GDF ofrece tres mil pesitos mensuales para los damnificados.

Cito la información obtenida*:

“Desde 2014 el número de unidades vehiculares por las que se pagó el Impuesto sobre Tenencia y Uso de Vehículos (ISTUV) empezó a disminuir de forma anual.

“Para 2016, 455 mil 527 unidades vehiculares que tuvieron asociado un pago en 2015 ya no aportaron el ISTUV; en tanto, 214 mil 707 unidades vehiculares que no pagaron en 2015, sí lo hicieron en 2016. Esto generó una pérdida neta entre vehículos ‘entrantes’ y ‘salientes’ de 240 mil 820 unidades. Este fenómeno es el mayor en su tipo desde los últimos tres años”.

Peor aún. Los dueños que más deberían pagar son los que más han huido de la capital: “El número de unidades que pagaron sin subsidio sobre el ISTUV registraron una variación anual de menos 0.8 por ciento en 2015 en el pago del tributo y en 2016 esa variación ascendió a menos 15.1 por ciento”.

De tal forma, en 2012 se cobraron seis mil 188.7 millones de pesos por tenencia y en 2016 sólo dos mil 745 millones. La tendencia en 2017 no pinta bien: en el primer semestre entraron sólo dos mil 75 millones frente a dos mil 410 millones recolectados en el mismo periodo de 2016.

¿A dónde se fueron los autos chilangos? A donde les piden menos dinero y menos trámites: “La CDMX y el Estado de México coinciden al exigir estar al corriente del pago del ISTUV y multas de tránsito para realizar la verificación vehicular. En los estados de Puebla y Morelos no es un requisito el pago de ISTUV y multas de tránsito para la gestión de la verificación vehicular. El estado de Puebla exime del pago de tenencia a las unidades que se encuentren al corriente en el pago de sus multas y cuenten con verificación vehicular.

El estado de Morelos no vincula el pago del ISTUV al cobro de multas ni al requisito de verificación vehicular y exime a los usuarios que se encuentren al corriente de los pagos por derecho de control vehicular”.

Un auto de 270 mil pesos (o sea, paga tenencia), entre trámites de refrendo, verificación, licencia e ISTUV pagará al GDF 10 mil 120 al año. Ese monto “es casi tres veces más caro que en Puebla, casi cinco veces más caro que en el Edomex y casi seis veces más que en Morelos. Y lo anterior sin considerar multas y fotomultas”.

Sería un gesto poético que Morelos cobrara a los Ferraris que emplacaron allá para pagar reconstrucción de humildes casas. Solidaridad en forma de un impuesto progresivo. ¿Quién dice no?

* Parte de esta información fue publicada semanas atrás por El Universal.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
Hora de rendir cuentas
CDMX: Reglamento de obras, suspendido
Desastres no naturales

,

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.