Sobre Taibo II y un futuro probable
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Sobre Taibo II y un futuro probable

COMPARTIR

···

Sobre Taibo II y un futuro probable

02/05/2018
Actualización 02/05/2018 - 9:21

Paco Ignacio Taibo II se ha convertido en un protagonista de la campaña electoral de 2018.

No que este joven de espíritu sea tímido o reservado, pero es poco probable que él mismo hubiera calculado lo central que iban a tornarse en estos comicios algunas declaraciones suyas (y las que faltan).

La primera, ya se sabe, fue aquella ventilada en marzo, cuando le enmendó la plana al empresario Alfonso Romo, también colaborador de Andrés Manuel López Obrador, al señalar que Morena sí tendría que echar abajo la reforma energética.

Hoy, de nueva cuenta, Taibo II ha entrado en escena. El fin de semana fue puesto a circular un video donde este político y promotor cultural declara lo que él cree que debería ocurrir si, en la eventualidad de un triunfo, López Obrador enfrenta resistencias. Vale la pena leer lo dicho en el Círculo de Estudios Liceo Hidalgo para ir más allá de la palabra que más ha causado escozor en esta nueva polémica, que es, claro está, la de expropiación.

“La pregunta es grave y es la clave de Morena. Algún día me planteaba un grupo de compañeros, imagínense que ganamos. ¡Guau, ah qué pinche susto! (Inaudible) Congreso en contra, porque vamos a estar con un Congreso en minoría, eso obviamente, con mucha suerte estaremos en el 35 por ciento del voto, con ese Congreso de minoría, seguro. La mayoría de los gobernadores panistas o priistas o, peor todavía, perredistas como Graco. ¡Uta madre, qué pinche asco! Ahh, las fuerzas fácticas, Servitje, Slim, los dueños del gran dinero, todos ellos apretando el cuello, ¿sí? Construir país a partir de una situación como esa, sólo te queda la vía cardenista, que es el edicto presidencial y la movilización social.

“Un día después de ganar, o un día después de tomar el poder, yo me imaginaba a Andrés Manuel en Los Pinos, ¿no? Entonces recibe a una comisión de altos hombres de las finanzas mexicanas. Ahí están (Carlos) Slim, ahí está la, la, dueña de las Cervecerías Modelo para decirle: ‘No, no, cuidado, Andrés, porque si avanzan ustedes en este sentido, nos llevamos las fábricas a Costa Rica’.

“Si ese mismo día, a esa misma hora, no estamos dos o tres millones de mexicanos en la calle diciendo ‘si te quieren chantajear, Andrés, exprópialos. Chinguen su madre, exprópialos’. ¿Sí? La presión social a la que puede ser sometido un caudillo, por más radical, competente y honesto que sea, es tremenda, necesita la presencia del movimiento social detrás, que impulse hacia el cambio, ¿sí?

“El cardenismo no existiría, el cardenismo, de Cárdenas, de Lázaro, no existiría sin los campesinos armados de La Laguna, sin los yaquis exigiendo sus demandas, sin el sindicato petrolero avanzando hacia la huelga, porque las compañías estaban violando un derecho nacional”.

López Obrador y otros como Marcelo Ebrard han salido a desmentir a Taibo II, al señalar que en un gobierno de Morena no habría confiscación de bienes. Fain.

Pero salvo la frase de diez palabras que contiene ese término, el de expropiar, lo demás queda. Taibo II lo tiene claro y lo detalla: en la presidencia, López Obrador tendría un movimiento detrás. Con sindicatos, probablemente. Con asociaciones barriales y territoriales, también, y con organizaciones políticas de campesinos, de normalistas, de ambulantes, culturales, de pensionados o víctimas de distinta índole. Habrá que acostumbrarse al Zócalo como marchódromo permanente.

¿Qué va a hacer con ese apoyo AMLO? ¿Cómo saberlo? Él promete ser como Madero, como Cárdenas; otros temen que acabe sólo como un populista más.

Pero, sin necesidad de llegar a las expropiaciones, hay quien sólo teme que las cosas no sean como hasta ahora, esa política de contratos simulados a los cuates o de estafas maestras por doquier, esa en la que algunos acostumbran a imponerse, por las buenas o las malas y ante la pasividad social, a los gobernantes.

De ahí la prefabricada polémica por la 'expropiación', pero de ahí también el temor real por la posibilidad de tener un mandatario con un respaldo permanente.

Taibo II sabe de historia. No es un loco ni un exagerado. Sabe que habrá un intento por someter a un gobernante distinto a la élite convencional. Si acaso, Paco pecó de honestidad y candidez (por avisar cómo sería el futuro), no de otra cosa.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.