Simón Levy... misterios inmobiliarios de la IV
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Simón Levy... misterios inmobiliarios de la IV

COMPARTIR

···

Simón Levy... misterios inmobiliarios de la IV

13/09/2018

Al filo de las 11:30 horas de ayer, al Juzgado 65 de lo Civil (Calzada de la Viga) llegó Simón Levy Dabbah. Vestido de negro, compareció en una audiencia en la que reclama su derecho con respecto a obras en un predio de lujo. Una hora después saldría de la comparecencia rumbo a Polanco, a donde llegó pasadas las dos de la tarde.

Esa cita, de quien está previsto que se convierta en alto funcionario del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, confirma que Levy Dabbah está ligado a un predio polémico, a uno en donde en su momento la autoridad de Miguel Hidalgo ha denunciado que se hicieron pisos de más y que se construyó violando las normas. ¿Levy, violador de normas de construcción en una de las zonas más caras de Polanco? ¿No me digan que un promotor de la IV transformación es un “vulgar ambicioso” (frase de AMLO) al que no le importó lo que dice la ley inmobiliaria en la capital de la República?

Vayamos por partes.

Simón Levy Dabbah se hizo famoso en el sexenio (que no gobierno) de Miguel Ángel Mancera, cuando como funcionario defendió el indefendible centro comercial que se pretendía hacer en la avenida Chapultepec. Luego se supo de su polémico paso por China, y de su tesis llena de párrafos iguales a otros textos no suyos, etcétera. Y más tarde, hace unos meses, le vimos abrazar con vehemencia la causa morena, sumarse a la candidatura ganadora de López Obrador, quien ya anunció que quiere que Levy sea el titular de la Subsecretaría de Planeación y Política Turística de la Sectur.

Al mismo tiempo, hoy se sabe, Levy se ligó a un edificio ubicado en la esquina de Campos Elíseos y Hegel –el inmueble ubicado en el número 113, de Campos Elíseos.

Ese inmueble no es nuevo para los vecinos de Polanco ni para las autoridades de la delegación Miguel Hidalgo. De hecho, la entonces delegada, Xóchitl Gálvez, denunció, el 14 de octubre de 2017, que la edificación que se llevaba a cabo en Campos Elíseos 113 ameritaba la clausura.

En un periscope de esa fecha, a la letra la delegada Gálvez dijo: “Hola, buenas tardes, seguimos aquí nuestro recorrido de quejas vecinales. Estamos en la obra de Campos Elíseos número 113. Como verán, se encuentra en construcción, van por un quinto nivel. Ya se verificó. Ehh, seguramente se tendrá que resolver la clausura. Quiero anticiparle a la gente que no vaya a comprar aquí porque esta obra fue una obra que se construyó en 2015, en 2014, se terminó en 2015 con tres niveles y ahora están ampliándola sin ningún tipo de manifestación de obra”.

Exactamente once meses después, Levy reclama en un juzgado por obras en… Campos Elíseos 113. De eso fue de lo que se trató la audiencia de ayer en el Juzgado 65 de lo Civil. Él es el promotor de una denuncia que asienta como domicilio el predio del que la delegada Gálvez advirtió que nadie debía comprar, pues ya iban por un “quinto nivel” en una zona donde se permiten sólo cuatro.

Qué misterio de la IV transformación. ¿O sea que Levy, siendo funcionario del gobierno de la Ciudad de México, compró –o construyó– en un edificio que violaba la ley? ¿O sea que Levy, ahora un militante de la “honrada medianía”, vive o tiene un departamento en un edificio que tiene mayor altura que la que permite la ley?

Seguro cuando este futuro subsecretario de Turismo presente su 3de3, todo quedará aclarado. Si no, ¿se imaginan?: “Hola, bienvenidos a México, turistas, aquí los funcionarios son los primeros que no cumplen la ley”. Qué pena con las visitas.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.