Los Gallardo en SLP, vaya prueba para Anaya
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Los Gallardo en SLP, vaya prueba para Anaya

COMPARTIR

···
Opinión

Los Gallardo en SLP, vaya prueba para Anaya

14/02/2018
Actualización 14/02/2018 - 21:14

Hay muchas maneras de contar esta historia. Una es decir que no es nueva. Una segunda, que tampoco es local. Y si necesitáramos de una tercera forma para nombrar a lo que pasa en San Luis Potosí, cabría en pocas líneas: Lo que ocurra, políticamente, con los perredistas Gallardo será una muestra de qué tan genuina es la voluntad renovadora del llamado Frente opositor, de Ricardo Anaya, pues.

Los Gallardo son un padre y un hijo que se han empoderado en San Luis Potosí. O habría que decir que se han apoderado de San Luis Potosí. Ricardo Gallardo Juárez funge como presidente municipal de la capital potosina, como antes lo fue del conurbado Soledad de Graciano Sánchez. Desde este último ha construido, junto con su hijo, José Ricardo Gallardo Cardona, un poder incontestado por el gobierno (es un decir) del estado.

Pero volvamos a las distintas maneras de contar esta historia ni nueva ni desconocida gracias a varios colegas.

Podemos contar que el 28 de enero pasado Verónica Espinosa narró en Proceso lo siguiente:

“Cuando ganó la Presidencia Municipal de Soledad de Graciano Sánchez, en 2009, Gallardo Juárez vivía en una casa de dos plantas en la colonia Industrial Aviación. Al término de su cargo, en 2012, habitaba una residencia de 400 metros cuadrados en El Pedregal, uno de los fraccionamientos más lujosos de la ciudad”.

“De acuerdo con el Registro Público de la Propiedad y del Comercio, de 2010 a la fecha, los Gallardo pasaron de tener una empresa avícola endeudada con Bachoco, a 30 propiedades que en conjunto valen poco más de 78.5 millones de pesos”.

La respuesta fue una compra masiva en SLP de esa edición de Proceso.

O podemos retomar revelaciones del Canal 7 potosino, realizadas incluso a nivel nacional en el espacio radiofónico de Ciro Gómez Leyva, el 15 de abril de 2016, cuando se informó que Gallardo Juárez había realizado compras de medicinas por decenas de millones de pesos a empresas de un fantasma, una persona de nombre Sandra Sánchez Ruiz, cuyo paradero nadie conocía. (http://www.radioformula.com.mx/notas.asp?Idn=586350&idFC=2016)

La respuesta del alcalde fue vociferar contra la televisora que le evidenció.

O podemos citar cuando José Ricardo Gallardo Cardona fue detenido el 6 de enero de 2015, siendo alcalde con licencia de Soledad de Graciano Sánchez, bajo cargos de vínculos con la delincuencia organizada y lavado de dinero. Se le acusó además de presunto desvío de 200 millones de pesos. Fue enviado a un penal de Hermosillo, Sonora. (http://www.excelsior.com.mx/nacional/2015/01/07/1001197)

Al año, José Ricardo salió libre (ya había sido cambiado de penal). El periodista Omar Niño enfrentó una campaña luego de que divulgó un video en el que documenta cómo los principales directivos de seguridad del municipio (Tránsito, Seguridad Pública) habían trabajado en el penal de Ocampo, Guanajuato, mientras el junior estuvo bajo custodia. (http://telefonorojo.mx/periodista-solicita-proteccion-ante-acoso-del-alcalde-de-slp/)

¿Ven? Ni nuevo ni desconocido a nivel nacional el caso de los Gallardo, denunciados ayer en San Luis Potosí por el Frente Ciudadano Anticorrupción de aquella entidad.

Cabe mencionar que como ha quedado claro, tan singular trayectoria era de sobra conocida cuando en septiembre pasado la entonces presidenta del PRD, Alejandra Barrales, estuvo puntual (¿habrá viajado en aeronave privada?) en el informe de gobierno (es un decir, pues la violencia reina en esa región potosina, como evidenció en octubre un reportaje Loret de Mola) de Gallardo.

¿Qué hará Anaya con las aspiraciones de los Gallardo? ¿Premiará a tan singulares perredistas con candidaturas a la alcaldía (al padre) y a una curul en San Lázaro (al hijo)? Vaya prueba para el Frente.

Señor director

En su edición de este 14 de febrero, en la columna de Salvador Camarena se exponen una serie de señalamientos sobre el alcalde de San Luis Potosí, Ricardo Gallardo Juárez que refieren sólo una parte de los hechos, por lo que hacemos las siguientes aclaraciones que solicitamos atentamente se publiquen apelando a nuestro derecho de réplica.

Salvador Camarena selecciona diversas noticias difundidas con anterioridad por varios medios, sin incluir las posturas y respuestas que en su momento se han dado sobre los temas aludidos, como el patrimonio del alcalde y su desempeño en la función pública.

Ricardo Gallardo Juárez está y estará en la mejor disponibilidad de brindar su opinión a columnistas y/o periodistas sobre cualquier aspecto como servidor público, incluso sobre su situación patrimonial, que no esconde puesto que es obligación declarar bienes al ingresar al servicio público.

Sólo para aclarar: las propiedades de la familia Gallardo fueron declaradas ante el Sistema de Administración Tributaria desde 2009, con la presentación de documentos y las declaraciones fiscales de sus empresas de ése y años anteriores. La solvencia económica de sus empresas se respalda con las declaraciones fiscales, decir lo contrario es una distorsión de los hechos.

Sobre la compra de medicamentos, es un asunto revisado y aprobado como parte de la cuenta pública correspondiente por la Auditoría Superior del Estado. Cualquier interesado puede retomar el tema y denunciarlo pública o legalmente para su propio beneficio, y en cada ocasión se demostrará que no hay ninguna irregularidad.

El alcalde Ricardo Gallardo Juárez respeta y defiende la libertad de expresión, en ningún momento se ha realizado campaña en contra de ningún medio de comunicación o reporteros, las críticas son parte esencial de la vida democrática de nuestro país.

Atentamente:

Ernesto Barajas Ábrego. Secretario General del Ayuntamiento de San Luis Potosí.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.