La casa blanca y el Informe de Gobierno
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La casa blanca y el Informe de Gobierno

COMPARTIR

···

La casa blanca y el Informe de Gobierno

03/09/2018
Actualización 03/09/2018 - 9:21

Al acercarse la fecha marcada por la Constitución para que el titular del Ejecutivo rinda un informe anual del estado de la nación, Enrique Peña Nieto ha regresado al centro de la atención mediática, y lo ha hecho por la vía que más le gusta, a través de spots.

De cuantos mensajes grabados ha hecho publicar, llama la atención uno donde se refiere al caso de la casa blanca, iceberg donde este gobierno, para nada un Titanic, se partió.

El mensaje dura dos minutos. En él, Peña Nieto reconoce que el tema de la casa blanca fue uno de los que “sin duda” marcó su administración. Pero no han transcurrido ni diez segundos del spot cuando el mandatario abandona la raíz de de ese escándalo –la denuncia de un conflicto de interés de siete millones de dólares–, para intentar una nueva, y una nuevamente fallida, defensa de la manera en que gobernó.

Para Peña Nieto el problema no fue su proceder, ofensivo para muchos, en ese caso; ni en el origen del mismo (la fastuosa casa aceptada), ni en las consecuencias de la revelación periodística (escándalo público y posterior despido de Carmen Aristegui y su equipo). Para él es “estrictamente legal” (frase suya en el video) que un importante contratista de sus dos gobiernos le haya prodigado favores, materializados en terreno y construcción de ese inumueble. Para Peña Nieto, el problema en torno a la casa blanca es “la forma en que escaló este asunto”. Lástima que no abunda al respecto. Pero queda claro que cuatro años después claro él no ve problema en haber aceptado la casa blanca. Y luego se preguntan por qué los barrieron al tercer lugar en las elecciones.

Más aún, Peña Nieto toma la ofensiva y sostiene que su gobierno ha sido respetuoso de las instituciones, de la forma de pensar de los mexicanos y “especialmente respetuoso de la libertad de prensa, de la libertad de expresión”.

El presidente concluye con un desafío: “Lo que no se puede dejar de reconocer de este gobierno es que hemos sido un gobierno democrático, un gobierno plural y, repito, un gobierno respetuoso de la libertad de expresión, derecho que consagra nuestra Constitución”.

El gobierno que espió sistemáticamente a defensores de derechos humanos y a periodistas, que discrecionalmente prodigó miles de millones de pesos en publicidad a medios a modo al tiempo que daba morusas a la prensa que no consideraba amigable, el gobierno que lanzó al aire una campaña donde advertía que “ya chole” con las críticas, el titular de ese gobierno demanda una medalla por “su respeto” a la libertad de expresión.

El spot de la casa blanca no es sobre la casa blanca, ni sobre un gobernante arrepentido de sus errores, ni siquiera es el de un mandatario consciente del agravio cometido a una sociedad harta de los abusos, y menos es un mensaje creíble de quien se llevará consigo la estampa de censor de Aristegui y de varios más.

El spot de la casa blanca es el epitafio del sexenio de la corrupción, la ineficacia y la indolencia: ni explico lo que hice mal, pero menos acepto que no reconozcan mi versión de los hechos, mis verdades históricas.

Visto eso, Peña Nieto podría ahorrarle a los mexicanos el mensaje que dará hoy. Al fin que ya sabemos lo que no dirá.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.