La 'animación suspendida' de la reforma educativa
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La 'animación suspendida' de la reforma educativa

COMPARTIR

···

La 'animación suspendida' de la reforma educativa

02/03/2018
Actualización 02/03/2018 - 12:48

En el informe Perspectiva Política y Electoral 2018, elaborado por la dirección de Estudios Económicos de Banamex y que tiene fecha de 27 de febrero, saltan a la vista un par de datos sobre el contexto social previo a las elecciones.

En el reporte se consigna que López Obrador está mejor posicionado que en 2006, y citan encuestas en las que dos terceras partes de la población quiere un cambio en el rumbo del país, y similar porcentaje está a favor de un cambio drástico antes que uno gradual.

Pero al mismo tiempo se advierte que las campañas aún no comienzan, y que éstas serán impactadas por factores como el “clientelismo, los medios, el spin generado por los debates, la propaganda (…) y la exposición más intensa ante el electorado podría cambiar la tendencia de alguna de las campañas. En cuanto inicien las campañas, el puntero se volverá blanco de todos los ataques”. El informe advierte que “la maquinaria electoral y el gasto social favorecerán al PRI”.

A pesar de lo anterior, los datos que me parecen más destacables del reporte tienen que ver con las reformas. En primer lugar citan una encuesta sobre éstas. En cosa de dos años (de mayo de 2015 a septiembre de 2017), quienes decían estar de acuerdo con la frase de que “estas reformas nunca beneficiarán a la población en general” pasaron de 43 a 60 por ciento. No hay que ser genio para saber que los aumentos en el gas y en las gasolinas no harán que tal porcentaje mejore.

La segunda mención sobre las reformas es relativa a qué pasaría si gana AMLO y qué si ganan Meade o Anaya con ellas. Del primero, en el informe se dice que “disminuiría el paso de las reformas”, y de los segundos, que lo esperable es el “mismo respaldo a las reformas”.

Es cierto que es complejo, y quizás incluso equivocado, hablar de las reformas en general cuando son tantas y tan distintas entre ellas. Pero una afortunada coincidencia quiso que la publicación del informe de Banamex apareciera el mismo día del reporte La Escuela que Queremos, Estado de la Educación en México en 2018, de la organización Mexicanos Primero, presentado el miércoles.

Ese día, David Calderón, cabeza de Mexicanos Primero, advirtió de que el país no se puede permitir que agendas como la de la educación se queden en “animación suspendida” de aquí a julio. Calderón planteaba además una realidad donde ha habido avances en torno a la reforma educativa, pero donde es indispensable que se atiendan los pendientes de la misma.

Falta, por ejemplo, “pasar de las leyes generales y estatales a normas y reglamentos aterrizados, resolviendo pendientes tan delicados como las reglas efectivas para la depuración de la nómina docente en los estados, o para la verificación continua de los nombramientos y la plantilla de personal en cada escuela. Falta resolver el atraso en el reglamento de las Normales y promulgar normas nacionales para zanjar las inquietudes de los maestros en la revisión de su asignación de horas, de su participación en evaluaciones, las normas que precisen las características de sus nombramientos y que detallen sus medios de queja, denuncia, defensa administrativa y orientación general, así como el sistema paralelo con que deben contar las familias y que hoy está sólo en la Ley General, pero no disponible en la realidad”.

Entonces, la moraleja en torno a la reforma educativa sería que el “mismo respaldo” que implicaría un triunfo de Meade o Anaya, o uno menor por parte de AMLO, estarían muy lejos de ser lo que necesita la reforma educativa. O lo que es lo mismo, qué preocupante panorama con cualquiera de los tres.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.