Fábula del Rey Chiquito
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Fábula del Rey Chiquito

COMPARTIR

···

Fábula del Rey Chiquito

04/09/2018
Actualización 04/09/2018 - 9:18

Con el perdón de Trino

El Rey Chiquito tiene un ego grande y hubo una vez que mandó tapizar el país con publicidad donde salía su cara de bien nacido.

El Rey Chiquito es versátil en su estilo: lo mismo cachetea a colaboradores que se cae de un caballo. Con tan originales andanzas registradas en video, seguro será leyenda.

El Rey Chiquito tiene un escudo de armas con un Tucán, pero en esa casa real la verdad la verdad lo que importa es la máxima de divide y vencerás, así que además de su verde partido, nuestro Rey Chiquito maneja a otros partidos para su objetivo nada chiquito, controlar a más representantes populares de su abnegada población.

El Rey Chiquito, como todo rey que se respete, tiene no solo una dinastía en sus espaldas sino que ha sabido labrar cruciales alianzas.

Una de ellas está muy vista. En la misma elección mediante la que llegó al poder el Rey Chiquito, al reino de reinos arribó su compadre el Rey Peinado. Oh, cuánta bonanza y felicidad se advertía en el horizonte por aquellos lares. Jóvenes y no tan jóvenes gobernantes inauguraban tronos de manera simultánea. Las deidades luego se ponen generosas a la hora de prodigar a los pueblos de nuevos líderes. Cuánta esperanza se respiraba en el ambiente.

Las profecías, que auguraban para el reino de reinos grandes cosas, devinieron más pronto que tarde en fallidas empresas. Pero el Rey Chiquito no se amilanó. Él tenía un gallo para la siguiente elección. Él sabía cambiar de caballo a mitad del río.

Y es que el Rey Chiquito se amistó con el nuevo Rey Mayor. No vayan a hacer caso a aquello de que el nuevo monarca es tabasqueño, qué va, no se vayan con esa finta.

Fijaos bien: el nuevo megamandamás es chiapaneco. Vean si no: ¿Dónde se establecieron sus padres al final de sus días? En el reino del Rey Chiquito. ¿Dónde, en las buenas y en las malas, reposa sus fatigas el nuevo Rey Mayor? Exacto, en el rumbo de Palenque. ¿De dónde viene la próxima secretaria de Medio Ambiente? Muy bien contestado, proviene del verde zoológico que un exgobernador de no buena memoria (Proceso) puso para su propia vanagloria.

¿Ven? El Rey Mayor es de corazón de Chiapas, y a Chiapas consiente desde ya:

Nadie del moreno reino de reinos critica al Rey Chiquito por sus machincuepas para darse el nobiliario título de la ubicuidad.

“Lacayos”, se oyó ha no mucho en el sureño reinado, “cambiad las leyes para que a nuestro monarca le abandone la tristeza que le produce el abandonarnos. Que vaya y diga en el Senado el ‘sí protesto’ para que regrese y diga que acá también protesta hacer cumplir la ley. Él es nuestra santísima trinidad: Senador y rey sustituto de sí mismo por los meses de los meses. Lo feliz que se pondrá en su retorno a las benditas tierras donde el Verde percudió la democracia al punto de que en 2016 tuvimos diputados tucanes con falsos votantes extranjeros, donde en 2018 tenemos diputados criollos que juran por la Reina Roja maya en sus trajes de lana peinada que son tzotziles o tojolabales. Milagros del Rey Chiquito: que alguien en México quiera hacerse pasar por indígena. Alabado sea.

Cuelguen un bando de costa a costa y hasta los confines del territorio. El Senado puede esperar. Nada es más grande que el deseo del Rey Chiquito de estar con su amado pueblo. Qué son las leyes y las instituciones ante el fervor que al Rey Chiquito le provocan los cuentos, sobre todo aquel que desde el espejo le dice: el reino eres tú.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.