El misterio de Etileno XXI
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El misterio de Etileno XXI

COMPARTIR

···

El misterio de Etileno XXI

04/06/2018
Actualización 04/06/2018 - 10:02

El acuerdo judicial de la empresa brasileña Odebrecht en Estados Unidos, dado a conocer en diciembre de 2016, menciona que esa compañía reconocía haber pagado sobornos por 10.5 millones de dólares en México entre 2010 y 2014. Año y medio después, los mexicanos no saben a ciencia cierta quién cobró esos sobornos ni a cambio de qué.

Cuando ese escándalo estalló, algunas voces señalaron que debían investigarse las amplias facilidades que se le dieron a Braskem, subsidiaria de Odebrecht, para instalar en México, junto con la mexicana Idesa, la planta Etileno XXI, donde se produciría polietileno de alta y baja densidad.

A nivel periodístico, las últimas jornadas han sido particularmente fructíferas en cuanto a conocer más detalles de la historia del contrato otorgado a Braskem/Idesa.

Por un lado, Raúl Olmos reportó detalles sobre el enorme subsidio que Pemex da, en los hechos, al consorcio ligado a Odebrecht.

“Tan sólo en 2016 –primer año de operación de la planta–, el costo de producción y traslado de etano a la planta de Etileno XXI, en la zona industrial de Coatzacoalcos, fue de tres mil 123 millones de pesos, mientras que los empresarios brasileños y sus socios mexicanos pagaron sólo mil 188 millones de pesos por el insumo. Es decir, ese año, la pérdida para Pemex fue de mil 935 millones de pesos, de acuerdo con el dictamen de la ASF”, publicó Olmos (Reforma 31/05/18).

O sea que Pemex, incapaz de surtir etano propio a sus plantas y al mismo tiempo cumplir lo pactado (66 mil barriles diarios) con Braskem/Idesa, tiene que importar la molécula y en la operación carga con 62 por ciento de los costos.

¿Quién aprobó tamaña desmesura? Este domingo, diversas publicaciones dieron a conocer la minuta de una sesión del Consejo de Administración de Pemex en abril de 2011, presidida por el entonces secretario de Energía, José Antonio Meade, donde tres integrantes de ese órgano de gobierno de la petrolera critican los términos del contrato, reclamando para empezar que éste no se les haya mostrado antes de firmarlo y llaman incluso a suspenderlo.

Sebastián Barragán, reportero de Aristegui Noticias, fue uno de los periodistas que publicó esa minuta. Destaco de su investigación los párrafos que dedica a las críticas vertidas en la sesión ya referida por el consejero Rogelio Gasca Neri, exfuncionario con altos cargos en su haber, entre ellos director de Comisión Federal de Electricidad.

“El consejero Gasca concluyó que la estrategia de Pemex era ‘inaceptable’, porque optó por ‘incrementar la producción de petroquímicos en el sector privado, a costa de Petróleos Mexicanos (…) sin ningún beneficio tangible para el consumo nacional’”. Según el reporte de Barragán, ante los cuestionamientos Meade se limitó a decir que el contrato se había desahogado con respeto a la normatividad vigente. https://aristeguinoticias.com/0306/mexico/meade-permitio-quebranto-en-pemex-por-proyecto-de-odebrecht-pese-a-advertencias/

Finalmente, el miércoles apareció otro reporte, uno donde se informa que el gobierno mexicano aprobó un arancel al polietileno, con el que le ayuda aún más a Braskem/Idesa a no enfrentar competencia.

Todo lo anterior cuando sabemos que Odebrecht abrió las puertas a sus negocios en América Latina a billetazos, que la administración Peña Nieto, a los dos días de asumir el poder, amplió el contrato a Braskem/Idesa, y que ni se avanza ni se da a conocer investigación alguna sobre los sobornos de la brasileña en México...

Algo no cuadra: ¿políticos de dos gobiernos de México aprobaron subsidiar durante 20 años a Etileno XXI, en detrimento de Pemex y de México, con la oposición de algunos consejeros de la petrolera, y con un arancel a su favor… a cambio de nada? A ver quién les cree.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.